Conecta con nosotros
Sucesos | Madrid

Policía investiga la quema de furgonetas propiedad de la familia de los detenidos por el crimen de Las Rosas

quema de furgonetas crimen de Las Rosas

EUROPA PRESS – La Policía Nacional está investigando la quema de varias furgonetas propiedad de la familia de las dos personas que se entregaron, y que se encuentra en prisión provisional por su implicación en la muerte a tiros a plena luz del día de un hombre hace casi un mes en el madrileño barrio de Las Rosas.

Al parecer, han ardido cuatro furgonetas en el barrio de Valdebernardo, donde vive el clan gitano al que pertenecen los dos inculpados. Esta madrugada han ardido dos de sus vehículos, uno aparcado en la calle Copérnico y otro en la calle Péndulo, han informado a Europa Press fuentes de la investigación.

Aunque la Policía aún no tiene constancia del origen e intenciones de estos incendios, los vecinos creen que se trata de una venganza por la muerte a disparos de un pastor evangélico de 46 años en la plaza de Alsacia de Madrid tras una emboscada entre varios vehículos. Y esta sería la forma de amenazarles para que se vayan del barrio, ya que tienen mala en el barrio.

LOS HECHOS

Todo ocurrió pasadas las 15 horas del 16 de marzo junto al centro comercial de Las Rosas. Un vehículo todoterreno BMW X5 negro en el que viajaban varias personas embistió a otro coche, de color gris y marca Citröen C5. Inmediatamente después desde un tercer vehículo, compinchado con el primero, salió al menos un hombre y efectuó varios disparos contra el conductor y único ocupante del segundo, que recibió ocho impactos de bala.

Hasta el lugar llegaron en primer lugar un funcionario del Samur-Protección Civil y agentes que estaban atendiendo a un motorista que había sufrido un accidente leve minutos antes cerca del lugar. Luego llegaron patrullas de la Policía Nacional, así como otros sanitarios del Samur. Pese a los intentos, no pudieron sacarle de la parada cardiorrespiratoria.

La Policía Municipal de Madrid cortó las calles, acordonaron la zona y desalojaron el lugar. Las balas, además de impactar contra la víctima, rompieron las lunas del coche de la víctima y llegaron hasta impactar en los cristales de las escaleras mecánicas de la cercana entrada del Metro de Alsacia.

LA INVESTIGACIÓN

Un día después, un hombre se entregó de madrugada en la Comandancia de la Guardia Civil de Sevilla. Confesó a los agentes que era el responsable del asesinato a tiros horas antes de Madrid. Y que se había entregado debido a la presión policial y mediática. Después fue trasladado a dependencias de la Policía Nacional de Madrid. Tras pasar a disposición judicial, fue encarcelado provisionalmente acusado de homicidio.

El pasado 31 de marzo una segunda persona se entregó. Se trata de un hombre español de 47 años y es el padre del primer arrestado. Tras ser interrogado por los agentes, pasó a disposición del Juzgado de Primera Instancia número 13 de Madrid, que le envió a prisión provisional, han informado a Europa Press fuentes policiales.

Los agentes han comprobado que los arrestados, Antonio Vargas y el fallecido, Joaquín Jiménez, eran miembros de dos conocidas familias gitanas. La cuestión es que una mujer se acababa de separar de un chico de la familia Vargas porque supuestamente este la maltrataba. De hecho, el día 15 de marzo, ella presentó una denuncia de malos tratos en comisaría.

Ante su requerimiento, y también en su calidad de patriarca y pastor evangélico, Joaquín acudió a su casa para reclamarles el dinero de la dote, más de 10.000 euros que había entregado a los Vargas por el casamiento, una tradición machista que aún pervive entre algunos clanes gitanos. Al marido le sentó muy mal está petición.

De hecho, en la visita ninguna de las dos partes habían llegado a ningún acuerdo, incluso lanzaron continuas amenazas de muerte, que finalmente cumplieron ese día. De hecho, todo apunta a que planificaron una emboscada para matar a Joaquín, del clan de los Milagrones, siguiéndole en varios vehículos.

La víctima, ahora muy religioso, tenía varios antecedentes en su pasado, uno de ellos por homicidio. Hace 20 años fue arrestado por matar junto a sus hermanos a dos personas del clan de los Gallegos, en el antiguo poblado de Las Mimbreras, por un conflicto en el reparto de puntos de venta de drogas en la zona. Sin embargo, tras un tiempo en prisión provisional fueron absueltos cinco años después por la Audiencia Provincial de Madrid tras acreditarse las coartadas de los acusados.

La Policía cree que estos hechos pasados no tienen nada que ver con el asunto actual, que se resume en un disputa familiar. Y no atienden a la versión dada por los dos arrestados, quienes aseguran que actuaron en defensa propia porque la víctima les atacó con anterioridad, «disparando sobre su coche y alcanzando al vehículo con un disparo en la luna trasera», ha detallado elcierredigital.com.

Tras la declaración del segundo detenido, los agentes de Homicidios piensan que fueron dos las personas que dispararon contra la víctima y tres los vehículos participantes en la emboscada mortal. Por tanto, los agentes buscan ahora a otras 7 u 8 personas. Y que entre ellos podrían estar los auténticos autores de los disparos.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
- Publicidad -
Sucesos | Madrid
El brote en Casa Dani suma ya 59 afectadas, con seis ingresos hospitalarios y un paciente en UCI
Casa Dani afectados
Continuar leyendo
Sucesos | Madrid
La toxiinfección alimentaria en Casa Dani deja al menos 44 afectados por salmonelosis
toxiinfección Casa Dani
Continuar leyendo



Más Leídas