Conecta con nosotros

Sucesos | Madrid

El TSJM confirma 700 años de cárcel por embaucar a 98 menores para mantener relaciones a cambio de regalos

cárcel por embaucar a 98 menores

EUROPA PRESS – El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha ratificado la sentencia que condena a 686 años de cárcel a un pederasta por embaucar a 98 menores de edad a través de las redes sociales o de la aplicación de WhatsApp para mantener relaciones sexuales de distinta naturaleza a cambio de dinero y regalos.

Así consta en una resolución, a la que tuvo acceso Europa Press, en la que los magistrados desestiman el recurso interpuesto por el condenado y confirman íntegramente la sentencia impugnada de la Audiencia Provincial de Madrid.

La Audiencia condenó a José Ángel S. R. como autor responsable de siete delitos continuados de abusos sexuales a menores de 16 años con penetración anal o bucal; cinco delitos de abusos sexuales a menores de 16 años con penetración por vía anal o bucal, y dos delitos continuados de abuso sexual a menores de 16 años.

También se le penó por un delito de abuso sexual a menor de 16 años, 98 delitos de captación y utilización de menor de edad con fines pornográficos, 74 delitos de difusión de material pornográfico a menores de edad, 25 delitos de exhibicionismo, 13 de delitos de corrupción de menores de 16 años y un delito de tenencia de pornografía infantil.

La resolución consideraba probado que el condenado, nacido el día 5 de junio de 1991, sin antecedentes penales, cometió los hechos durante el periodo comprendido entre el 9 de noviembre de 2015 y el 3 de septiembre de 2018.

A través de redes sociales tales como grupos de WhatsApp, Instagram u otros, el acusado contactaba con menores de 16 años con la intención de mantener comunicaciones e intercambios de naturaleza pornográfica con los mismos.

En algunas ocasiones el acusado se hacía pasar por una chica menor de edad llamada L., con la que los menores, en la creencia de que se estaban comunicando con una chica de su edad, acababan manteniendo conversaciones crudamente libidinosas que el acusado impulsaba para producir excitación sexual.

En tal contexto, enviaba al correspondiente menor fotos y vídeos de una chica menor de edad desnuda, y a su vez solicitaba y obtenía de los menores la remisión de fotos y de vídeos desnudos, centradas en sus genitales.

PROPUESTAS SEXUALES A LOS MENORES

En varios de esos contactos, tras comprobar José Ángel S. en el curso de las conversaciones que su engaño era exitoso, y con el propósito de mantener un encuentro sexual con los menores, les proponía hacer un trío con L. y con un supuesto amigo suyo que no era sino el propio José Ángel.

Así, el acusado, oculto tras la falsa L., insistía a los menores que quedaran directamente con ese amigo para mantener relaciones sexuales, y ello como condición para poder quedar después con la chica.

Ante la frecuente resistencia de los menores a mantener relaciones sexuales con un chico como condición para estar con L., el acusado llegó en algunos casos a ofrecer dinero o regalos a los menores para que accedieran a ello.

En el marco circunstancial descrito, José Ángel S. logró que algunos menores accedieran a mantener encuentros físicos con él, encuentros en los que mantuvo relaciones sexuales con los mismos.

En alguna ocasión el acusado se presentaba en redes sociales como un joven menor de edad y lograba de esta manera engañar a algunos menores de 16 años con los que se intercambiaba mensajes de texto crudamente sexuales y dirigidos a provocar excitación libidinosa, así como archivos fotográficos y de vídeo.

A través de esta vía el acusado también les proponía quedar para mantener un encuentro sexual, en algunos casos ofreciéndoles dinero o regalos para que realizaran prácticas sexuales con él. José Ángel S. logró su propósito y en algunos casos mantuvo relaciones sexuales con menores contactados del modo descrito.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
- Publicidad -

Sucesos | Madrid

La Policía inspecciona la casa donde residía con su pareja Juana Canal, la mujer desaparecida hace 19 años

investigación Juana Canal

Agentes de la Policía Nacional y Científica se encuentran este jueves realizando una inspección en el domicilio donde residía junto a su pareja Juana Canal Luque, la mujer desaparecida en febrero de 2003, han informado a Europa Press fuentes próximas del caso.

La inspección está encaminada a localizar nuevos restos y vestigios de ADN que pudieran ayudar a esclarecer las circunstancias de su desaparición y homicidio.

El pasado junio, la Policía halló en la provincia de Ávila el cuerpo sin vida de Juana, desaparecida el 22 de febrero de 2003 sin que desde entonces se supiera nada de su paradero.

A ‘Juani’, como le llamaban sus seres queridos, se le perdió la pista ese día cuando al volver a su vivienda, situada en el madrileño distrito de Ciudad Lineal, su hijo encontró una nota de Jesús, la entonces pareja de su madre señalando que habían tenido una fuerte discusión y ella había salido corriendo de casa. «He salido a buscarla, pero no la he encontrado», escribió entonces Jesús, ha detallado ‘Caso Abierto’.

Tras pasar los días y no dar señales de vida, la familia interpuso una denuncia. También comenzaron a rastrear la zona y colocaron cientos de anuncios en los que figuraba la fotos y los datos de esta mujer, nacida en 1965, con una estatura de 1,70 metros, ojos azules, pelo largo y rubio. Añadían que había salido de casa sin documentación, ni bolso ni teléfono y llevaba puesto un abrigo de piel negro.

La Policía barajó la posibilidad de que se tratara de un caso mortal de violencia de género. Entonces no pudieron resolver el caso y ahora lo retomarán tras los datos que aporte la compleja autopsia que le realizarán a los restos de su cuerpo.

También investigaron la posibilidad de una huida voluntaria por sus antecedentes de alcoholismo y depresión, pero los familiares no lo creyeron, puesto que dejaba dos hijos de una anterior relación.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Continuar leyendo

Sucesos | Madrid

Un jurado declara culpable de asesinato a la joven que mató a Denisa Dragan y absuelve al otro acusado

culpable del asesinato de Denisa Dragan

  • Marcos García Montes recurrirá la sentencia para que se anule el juicio y se repita con otro jurado

Un Jurado Popular de la Audiencia Provincial de Madrid ha declarado esta tarde a Rocío Martínez culpable de un delito de asesinato por la puñalada mortal en el abdomen que acabó el 25 de noviembre de 2018 con la vida de Denisa Dragan y ha absuelto a Mario Taboada de los delitos que se le imputaban.

Tras deliberar desde el pasado lunes, el tribunal de jurado ha hecho esta tarde público su veredicto y ha procedido a la lectura en sala de los hechos que considera probados.

El jurado considera a Rocío culpable de un delito de asesinato y amenazas por unanimidad, apreciando las atenuantes por confesión, alteración leve por el trastorno límite de personalidad que sufre y dilaciones indebidas.

En cambio, no han dado por acreditados los delitos que se imputaban a Mario, por lo que ha sido absuelto de la acusación como cooperador necesario del crimen formulada tanto por el fiscal como la acusación particular que representa a la familia de la víctima.

La sentencia condenatoria que se dicte respecto a la agresora se sustentará en los hechos que el jurado popular haya dado por acreditados a la vista de la prueba practicada durante la vista oral.

Las partes han celebrado una vistilla para fijar la pena de prisión a imponer a la acusada. La fiscal ha solicitado 15 años de prisión por el asesinato y 18 meses por las amenazas. Además, reclama que se le aplique la atenuante por confesión.

El abogado Marcos García Montes ha solicitado que se condene a Rocío a 21 años de cárcel por el asesinato y a tres años por el delito de amenazas. El letrado de Rocío ha reclamado 8 años de cárcel por asesinato y cuatro meses por amenazas.

A su salida, García Montes ha avanzado que recurrirá la sentencia para que se anule el juicio y se repita la vista con otro jurado popular al estar en contra de la apreciación de las atenuantes así como de la absolución del acusado.

Tras concluir la vistilla, Mario no ha podido ocultar en sus ojos la emoción tras conocer su absolución, al igual que su letrada. El ahora exonerado ha rehusado hacer declaraciones a los medios y ha celebrado la absolución con su familia, que le esperaba en los alrededores de la sede judicial.

El juicio quedó el pasado viernes visto para sentencia con la última palabra de Rocío y los informes finales de las partes. El lunes, la Sala entregó al jurado popular el objeto del veredicto.

Denisa Dragan murió de una puñalada en el abdomen la noche del 25 de noviembre de 2018 a las puertas del local donde vivía con su novio. Meses antes, recibió amenazas de muerte por parte de la acusada por los celos que tenía.

Entre lágrimas, la acusada hizo en la última sesión uso de su turno a la última palabra: «Estoy muy arrepentida desde el primer día que lo conté a la Policía. Fui yo, pero estoy muy arrepentida».

En su declaración, la acusada confesó que clavó a la joven una navaja en el abdomen durante un forcejeo e insistió en que no tenía ninguna intención de matarla, culpando a Mario por llevarla hasta su casa y darla una navaja abierta.

La agresora está diagnosticada de trastorno limite de personalidad, una patología que no la exime de responsabilidad penal. Los forenses manifestaron en el juicio que la planificación del crimen descartaría que su trastorno influyera en su conducta homicida.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Continuar leyendo



Más Leídas