Conecta con nosotros

Ocio | Madrid

Steve McCurry trae a Madrid su icónica foto de una niña afgana: «Estoy agradecido por lo que me ha dado esa imagen»

foto de una niña afgana de Steve McCurry

  • El fotoperiodista estadounidense inaugura la exposición ‘ICONS’, en la que muestra su trayectoria

EUROPA PRESS – El fotoperidista estadunidense Steve McCurry ha presentado este miércoles 19 de noviembre su nueva exposición en Madrid, ‘ICONS’, una recopilación de los mejores momentos fotográficos de la trayectoria del fotógrafo. Entre ellas, se encuentra la icónica imagen de la niña afgana Sharbat Ghula en 1984, y que fue portada de la revista ‘National Geographic’ en 1985.

«Estoy agradecido por lo que me ha dado esa imagen. Que haya sido valorada, y que haya sido valorada por la propia protagonista, y que haya dicho que eso fue una fotografía importante que supuso un beneficio para Afganistán. También agradezco que la gente lo vea y piense en la resiliencia y fuerza del pueblo afgano, que supo resistir contra la destrucción de un pueblo», ha relatado durante la presentación de la muestra.

‘ICONS’ es la primera exposición que realiza McCurry en España y cuenta con más de 100 fotografías en gran tamaño. Se podrá visitar hasta el próximo 13 de febrero en el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM). «El trabajo que se refleja se remonta a hace 30 años y muestra mis viajes a distintas partes del mundo. La mayoría de las personas que se ven en los retratos son personas que me he encontrado por la calle, que me llamaban la atención por su aspecto o por su presencia, y simplemente me he limitado a pedirles permiso para fotografiarles», ha expresado.

Rafael Giménez, director de Sold Out, promotora de ‘ICONS’, ha asegurado que la visita a estas fotografías suponen «un viaje por los cinco continentes en momentos donde las restricciones de viajes son tan grandes». «Este es un viaje fantástico para los visitantes que vengan a Madrid puedan viajar por todo el mundo con algunas de las fotografías mas icónicas que se han realizado en los últimos años», ha recalcado.

Mientras, para la comisaria de la exposición, Biba Giachetti, se trata de una «gran mezcla» de muchos países y muchas situaciones, de muchos periodos de la vida de McCurry, en ese sentido ha afirmado que «les encanta mezclar». Además, ha destacado que son retratos de personas que » están mirando y establecen un dialogo directo con el observador».

«A medida que avanzamos por la exposición hay una gran mezcla de temáticas, pero siempre se tratan con mucho respeto. Alguna de estas situaciones son más dramáticas, otras son más poéticas, y también hay una parte dedicada a la guerra», ha explicado Giachetti.

Asimismo, la comisaria ha matizado que no se trata de «entender lo que cuentan las fotografías, sino más bien de los sentimientos que el público experimenta con ellas».

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
- Publicidad -

Ocio | Madrid

El salón de té de Luisa Carnés vuelve de nuevo al Fernán Gómez, que abre temporada con ‘Proyecto Brújula’

salón de té de Luisa Carnés

El salón de té de la Puerta del Sol que reflejó la escritora Luisa Carnés vuelve de nuevo a la Sala Jardiel Poncela del Teatro Fernán Gómez. Centro Cultural de la Villa, que abre temporada este jueves con ‘Proyecto Brújula II: Título por definir’, una obra «en construcción».

La directora artística del teatro y encargada de versionar la obra, Laila Ripoll, destacó la reposición de esta obra en el espacio cultural, tras el éxito cosechado en la temporada pasada en la que se agotaron las localidades desde el primer día de función.

«No hemos retocado nada de la función (…) Es un trabajo muy honesto desde la escritora que habla de su experiencia, de lo que es el trabajo en un salón de té desde el punto de vista de una mujer trabajadora, joven y en una situación de crisis», explicó.

También, subrayó que ha existido un «compromiso» por parte del elenco y el equipo que ha hecho que funcione esta creación.

En concreto, se ha referido a la representación escénica que muestra la trastienda y la realidad de los personajes en ese salón, donde hay «ratones, hambre, miseria, malos tratos y violencia sexual». La obra, tras estrenarse una vez más en el Fernán Gómez, saldrá de gira por diferentes teatros en España.

‘Tea Rooms’ volverá a contar con la interpretación de Paula Iwasaki, María Álvarez, Elisabet Altube, Clara Cabrera, Silvia de Pé y Carolina Rubio, quienes volverán a dar vida a esas mujeres empleadas en un distinguido salón de té cercano a la Puerta del Sol. Estará en cartel del 20 de octubre al 6 de noviembre.

Mariano Marín, con música original; Almudena R. Huertas, con vestuario; escenografía de Arturo Martín Burgos y videoescena de Emilio Valenzuela completan el elenco artístico de la obra.

‘Tea Rooms’ cuenta la historia de varias mujeres. Son Antonia, la más veterana; Matilde, alter ego de la autora; Marta, la más joven, a la que la miseria ha vuelto valiente y decidida; Laurita, la protegida del dueño, frívola y despreocupada, y Teresa, la encargada.

Luisa Carnés se consagró como gran novelista de la generación del 27 con esta novela-reportaje basada en experiencias reales, que rompe esquemas narrativos de la época.

PROCESO CREATIVO DE INVESTIGACIÓN

Junto a Ripoll, participó en la presentación la autora y directora de ‘Proyecto Brújula II’, Carolina Calema, que ha presenta esta coproducción hispano-ecuatoriana que se basa en un proceso creativo de investigación que tiene como premisa arrancar con el espacio escénico definido y no con el texto.

Calema detalló que su proyecto se formó en Argentina en 2016 donde ya pensaron el espacio sin contar con el texto. «Ese proyecto fue hermoso y decidí volver a complicarme la vida», afirmó, a lo que añadió que permite probar qué es lo que quieren contar y no es ir «a una fórmula segura».

Se podrá disfrutar hasta el 9 de octubre y, aunque este proyecto se inspira en el proceso y la producción artística del ‘Proyecto Brújula I’, ha aclarado que no será una copia y que contará con algunas novedades que harán que el proceso sea diferente.

El tema de la propuesta de esa pieza es la realidad virtual y la tangible, por donde se navegará con tres intérpretes: Mario Suárez, Fernando Barrio y Jorge Parra.

LAS SINSOMBRERO Y OTRAS ACTIVIDADES

Por otro lado, y a partir del 19 de octubre, el Teatro Fernán Gómez. Centro Cultural de la Villa acogerá ‘Las Sinsombrero’, una exposición que invita a conocer y reivindicar a las artistas y pensadoras de la Generación del 27. Comisariada por Tània Balló, podrá verse hasta el 15 de enero de 2023.

En la misma, se reunirá más de 400 piezas entre obras de arte, fotografías, documentos y objetos originales pertenecientes a las figuras femeninas más relevantes de esta generación.

Esta producción del Fernán Gómez incluirá obras pictóricas de artistas que obtuvieron reconocimiento en la década de 1920 y 1930, pero que cuyo legado no ha vuelto a ser mostrado.

Para complementarlo, la Asociación de Directores de Escena ofrecerá lecturas dramatizadas sobre las autoras. También, se incluirán dos conciertos a cargo de Luisa y Cuco Pérez y su espectáculo ‘Allez, allez…!!!’.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Continuar leyendo

Ocio | Madrid

Los Backstreet Boys demuestran en Madrid que las ‘boy bands’ son para siempre

Backstreet Boys WiZink Center

El fenómeno fan por los Backstreet Boys sigue vivo. Y es que el grupo estadounidense ha demostrado este martes, 4 de octubre, en un WiZink Center de Madrid con unas 15.700 personas que las ‘boy bands’ pueden ser para siempre, o al menos seguir seduciendo incluso al haber pasado tres décadas.

En la segunda mitad de los 90 y hasta principios de los 2000, Backstreet Boys eran el sueño de cualquier adolescente, entre ellas muchas de las que hoy, con más años, han llenado el antiguo Palacio de los Deportes para arropar a sus ídolos que acaban de aterrizar con su gira DNA en Europa. Y es que, a punto de celebrar su 30 cumpleaños en 2023, la banda sigue pisando fuerte: llenando estadios, con tour mundial en marcha y un nuevo álbum navideño preparado –que se publica el 14 de octubre–.

Tras horas de cola desde la mañana de este martes para situarse en las primeras filas, las fans, la mayoría mujeres, aunque también hay hombres, esperan con ansia que A. J. McLean, Howie Dorough, Brian Littrell, Nick Carter y Kevin Richardson, todos nacidos en los 70, asalten el escenario, como tantas veces soñaron ver en su adolescencia.

Con diferencias, pues los años no pasan en vano, los cinco protagonistas toman por fin las tablas sobre las 21.00 horas, bastante puntuales, a ritmo de ‘Everyone’. Van vestidos de negro y, con sus coreografías demuestran que aún pueden seducir. Quizá no haría falta que se esfuercen demasiado, pues el público parece extasiado con su simple presencia.

Después suenan ‘I wanna be with you’ y ‘Don’t want you back’, entre otras, con la ‘boy band’ en formación, como se mantienen en la mayor parte de un concierto en el que también se dejan llevar por momentos, especialmente a base de picardía. Saben que gustan, y les encanta, especialmente a Brian Littrell que, precisamente, toma la palabra.

«Buenos días», dice en un intento de hablar español, para preguntar a los asistentes si es el primer concierto de la ‘boy band’ al que asisten. El griterío es ensordecedor. Él sonríe en la punta de la pasarela mientras observa carteles con su nombre u otros en los que se lee ‘We love Backstreet Boys’.

Así, introduce ‘Nobody Else’, en la que los cinco integrantes de la banda, un conjunto comercial que compartió época y guerra de fans con NSYNC, se esfuerzan por cautivar, flechar, hipnotizar con bailes sexys. El público enloquece. Lo consiguen.

Siguen con su característico pop, con ‘New Love’, para dar paso a ‘Get Down’ que ya solo en sus primeras notas levanta un griterío que parece mayor incluso que los que despertó el fenómeno Harry Styles en su paso en julio por la capital. Y no solo esa euforia comparte el británico con los estadounidenses, pues él también formó parte de una ‘boy band’ de éxito mundial, One Direction. Pero aquella murió y Backstreet Boys celebra su longevidad.

«VIVA ESPAÑA»

Tras este hit, Howie Dorough toma el micrófono y pide al público que se aplauda, mientras aprovecha para presentar ‘Chateau’, a gritos de «viva España», mientras unas pantallas gigantes que cuelgan del techo, sobre la pasarela circular, descienden, al igual que el cantante, que se adentra bajo las tablas a través de un elevador. El grupo ha venido con todo.

Con todo, es también con cambio de vestuario: vaqueros, bombers o americanas. Todo estilo casual. Y así continúan con ‘Show Me the Meaning of Being Lonely’, tremendamente coreada y aplaudida, mientras ellos desprenden carisma en sus bailes, guiños de ojos y sonrisas, todo lo que quiere el público.

‘Incomplete’, ‘Undone’ o ‘More Than That’, suenan también en una noche de canciones de amor, pasión o seducción, y también de bailes perfectamente preparados, los que tanto les caracterizaron como ‘boy band’ en los 90. Aunque ya no son los mismos, se esfuerzan por mantener aquella esencia. Lo hacen, a pesar de la edad. Y es obvio que el público ayuda.

El fenómeno fan no ha muerto, se nota en los carteles, camisetas, banderas con las caras de los protagonistas estampadas y cartas que las fans portan e intentan entregar a sus ídolos. Al menos una puede decir que lo ha conseguido, Kevin Richardson coge su carta. «Backstreet, back», hace gritar al público Nick Carter posteriormente, en un aluvión de aplausos y gritos de «te quiero». Aprovecha para decir «te amo, te quiero mucho, you are my fuego, my desire».

La seducción de estos rompecorazones de los 90 es esencial en el espectáculo, pero, obviamente, también las canciones, entre las que suenan ‘The Way It Was’ y ‘Chances’, de su último álbum, ‘DNA’, para seguir con ‘Shape of My Heart’, en la que el público saca globos en forma de corazón de color amarillo.

Con un estadio ya desatado, acaba también ‘Drowning’, para dar paso a la intervención de AJ McLean y Richardson, porque esta noche cada uno de los ‘backstreet’ tiene su momento para hablar al público. Entre agradecimientos, aprovechan y firman autógrafos de las primeras filas, filas que junto al resto cantan un cumpleaños feliz improvisado a Richardson. Sopla 51 velas.

TESTOSTERONA SOBRE EL ESCENARIO

La fiesta continúa, después de que ambos se cambien y tiren sus calzoncillos al público, a ritmo de ‘Quit Playing Games (With My Heart)’ y ‘As Long as You Love’, así como ‘No Place’, tras la que continúa la seducción en el escenario con el mismo Howie Dorough lamentando tanta «testosterona».

Las linternas se encienden para un emotivo momento con ‘Don’t Wanna Lose You Now’, la versión en ‘spanglish’ de ‘I’ll Never Break Your Heart’ y ‘All I have to give’, que los cinco cantan en lo alto, elevados por una plataforma que deja debajo las pantallas centrales en las que de forma previa se han mostrado imágenes de sus tiempos jóvenes.

El final de la noche se acerca cuando la banda se retira unos minutos para volver a aparecer, ahora vestidos de blanco, con su éxito de éxitos, ‘Everybody’, un espectáculo por sus coreografías, coordinación, energía y la fiesta que desatan en el WiZink Center. Este tema da inicio a unos minutos de marcha que completan ‘We’ve Got It Goin’, ‘It’s Gotta Be You’ y ‘That’s the Way I Like It’, entre otras como ‘The One’,

‘I Want It That Way’ llega entonces para marcar la noche. Si todas las canciones han sido tremendamente aplaudidas, esta supone el punto más álgido del espectáculo, con el público muy entregado. ¿Y dime por qué? Quizá porque es un éxito que pervive hoy.

Tras un intento de los estadounidenses de despedirse, vuelven a salir con ‘Don’t Go Breaking My Heart’ y ‘Larger Than Life’, dos canciones acompañadas de sus característicos bailes que ponen el punto y final a dos horas de concierto, con un repaso de más de 30 canciones. Una explosión de serpentina azul y blanca anuncia el final total y los Backstreet Boys se marcha entre grandes aplausos, cansados y recibiendo besos lanzados al aire por las asistentes.

Después de este paso por Madrid, y antes Lisboa –el 3 de octubre–, la ‘boy band’ por excelencia actuará el 6 de octubre en el Palau Sant Jordi de Barcelona, en una parada más de su DNA World Tour.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Continuar leyendo



Más Leídas