Conecta con nosotros

Gente | Madrid

Somos Tribu VK dedica el Premio Ciudadano Europeo a voluntarios y movimiento vecinal y reivindica lo público

  • Nacida como «red de vecinas que cuidan vecinas», reparte 340 cestas de alimentos semanales en despensas solidarias que ayudan a 4.000 familias

EUROPA PRESS.- La iniciativa solidaria Somos Tribu VK, nacida de la «necesidad de hacer vecindad» en la pandemia de la Covid-19, ha recogido este viernes el Premio Ciudadano Europeo 2020 que concede el Parlamento Europeo con un mensaje de agradecimiento al movimiento vecinal, a los voluntarios y a todas las personas que han colaborado durante este año en esta «red de vecinas que cuidan de sus vecinas».

El galardón del Parlamento Europeo que reconoce a este movimiento de solidaridad vecinal ha sido entregado en un acto celebrado en el mirador del vallecano Cerro del Tío Pío, un escenario simbólico que nació como asentamiento chabolista y se convirtió en emblema de la batalla vecinal durante varias décadas para conquistar el derecho a una vivienda digna. Conocido popularmente como ‘las Siete Tetas’, sus montañas ocultan los escombros de las casas bajas de los años 60 y está ligado además las primeras movilizaciones por los derechos de los barrios y a la historia del asociacionismo vecinal y asociativo, sobre todo tras la muerte del dictador Francisco Franco.

Un año después de dar forma «a esta necesidad de hacer vecindad» de Somos Tribu VK, el Parlamento Europeo le concedió el Premio Ciudadano Europeo 2020 por «la importancia a nivel social» de esta iniciativa creada durante para ayudar a los más vulnerables del distrito de Puente de Vallecas.

Un reconocimiento que han querido personalizar en los voluntarios, el movimiento vecinal, el movimiento de lucha, los centros sociales y las personas que lo integran con un manifiesto y un vídeo de agradecimiento a todos aquellos que han hecho posible esta red de ayuda.

Fiel a la filosofía que le vio nacer, este movimiento vecinal ha hecho también una férrea defensa de ‘lo público’ para reclamar a la administración la preservación y cuidado de los pilares básicos del sistema de bienestar.

«No podemos querer ser una ciudad de primera con unos Servicios Sociales infradotados, con unos excelentes trabajadores y trabajadoras sin los recursos necesarios para afrontar el día a día y menos aún para afrontar una crisis social como la que estamos viviendo. No se puede gobernar Vallecas sin pelear por los derechos de sus vecinas y vecinos sea quien sea la administración que deba garantizarlos», ha reivindicado.

NACIÓ CON LA DECLARACIÓN DEL ESTADO DE ALARMA

Somos Tribu VK nació con la declaración del estado de alarma decretado por la pandemia de la Covid-19 el 14 de marzo del pasado año de la necesidad de «saber cómo estaban nuestras vecinas». Dos días antes, en Madrid se cerraron los colegios y los centros de mayores, lo que llevó a vecinos de Vallecas, junto con diferentes colectivos y asociaciones vecinales del barrio, a organizarse mediante grupos de Whatsapp para apoyarse mutuamente. «Nos necesitábamos y tuvimos que organizarnos», explican desde el colectivo.

El primer grupo se llenó en unas horas y se crearon otros en cada barrio del distrito de Puente de Vallecas. Lo que nació con ofrecimientos espontáneos en mensajes en sábanas colgadas del balcón con la idea de ayudar a personas que no podían salir de sus hogares en tareas cotidianas como hacer la compra se convirtió poco a poco en una ayuda necesaria e imprescindible para los más vulnerables del barrio.

Más de un año después, cuenta con cuatro grupos de trabajo –mujeres, apoyo a la maternidad, apoyo laboral y creatividad–, así como cinco Despensas Solidarias, que reparten actualmente una media semanal de 340 cestas de alimentos y apoyan a alrededor de 4.000 unidades familiares.

UN PRIMER MUNDO SIN GARANTIZAR LA ALIMENTACIÓN

«Es evidente que alguien no lo está haciendo bien, y no somos nosotras. Entendemos este premio como el reconocimiento por parte de la Unión Europea de que en el territorio de una de las principales instituciones del llamado primer mundo aún no está asegurado el derecho a la alimentación», han denunciado para reivindicar que la crisis social y sanitaria actual «la está sacando adelante la ciudadanía».

Así, ha enfatizado que nunca pretendió «sustituir los deberes de la administración» sino que su discurso siempre «ha sido el de sumar», aunque a veces se lo hayan puesto «tan difícil que agota». «Nos cierran espacios vecinales, despensas solidarias, nos llaman ‘subvencionados y mantenidos’, nos llaman ‘chiringuitos’, ‘estercoleros multiculturales’, y cosas muy feas», ha lamentado.

Frente a ello, este premio del Parlamento Europeo reconoce la labor de «asociaciones vecinales, centros sociales, de las Mareas defensoras de lo público, de las vecinas y vecinos que durante este año se han unido a las redes vecinales de sus barrios (..) y de las vecinas que desde cada rellano de cada portal están sacando adelante sus necesidades más básicas».

«Los barrios seguirán defendiendo cada día los derechos de vecinas y vecinos, luchando por acabar con la desigualdad, y seguiremos participando, organizándonos, porque ‘solo el pueblo salva al pueblo'», ha resaltado.

LA LABOR DE LAS DESPENSAS SOLIDARIAS

Este movimiento vecinal con una amplia red de voluntarios, más de 1.500, centra en la actualidad su labor en el reparto de cestas de alimentos a personas vulnerables, con picos de asistencia en los meses de mayo y julio y un incremento en el número de peticiones de ayuda a partir de noviembre y diciembre, conjuntamente con la segunda ola y puesta en marcha de medidas restrictivas de nuevo en el sector servicios.

Para conocer esta labor, miembros del jurado español que eligieron este proyecto como ganador han visitado este viernes la despensa que esta plataforma tiene en Entrevías y han colaborado en el reparto de comidas junto a los voluntarios del movimiento vecinal.

En concreto, han participado las eurodiputadas Mónica Silvana (PSOE) y Eugenia Rodríguez Palop (Unidas Podemos), además de Silvia Carrascal Domínguez, profesora universitaria y miembro del Observatorio Europeo de Análisis y Evaluación de la Desinformación, y Julia Fernández Arribas, presidenta de la asociación juvenil Equipo Europa.

Para Rodríguez Palop (La Izquierda), Vallecas es un «ejemplo» en cuanto a «organización vecinal y conciencia de barrio», como refleja la despensa solidaria, que ha sido «una red de seguridad importantísima para los más vulnerables en los peores momentos del último año». «Pero aún más importante es que forma parte de un tejido mucho más amplio, antiguo y enraizado que, históricamente en este barrio, ha llegado donde no llegaba el Estado. Los vínculos materiales y afectivos que generan los barrios son imprescindibles, y Vallecas puede estar bien orgullosa de los suyos», ha destacado a Europa Press la eurodiputada.

Por su parte, la profesora Silvia Carrascal ha puesto a esta plataforma como «un ejemplo claro de cómo la sociedad puede ser también un excelente transmisor de valores y generador de políticas sociales» que «contribuya activamente a la regeneración económica, social y cultural» del país.

«Los vecinos de Vallecas han dado un ejemplo claro de esfuerzo, solidaridad y compromiso en tiempos de necesidad ante la pandemia, poniendo en valor el poder que tenemos cuando nos asociamos y colaboramos por un reto, objetivo y bien común. Esto promueve, sin duda, valores significativos en las personas y una evidencia de cómo se puede generar un espacio de aprendizaje común en el que tienen cabida todos los miembros, sin condiciones de edad, género, cultura, religión o nivel educativo», ha explicado a Europa Press.

La plataforma participará en una ceremonia central con el resto de premiados en noviembre de 2021, junto a los ganadores de los 30 proyectos de 25 estados miembros vencedores en esta edición, en la que se presentaron 266 proyectos candidatos en 2020, la cifra más alta registrada.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
- Publicidad -

Gente | Madrid

Madrid organiza en septiembre un evento de integración del espacio aéreo en el marco de Expodrónica Air Show

espacio aéreo Madrid

La Asociación Americana de Control de Tráfico Aéreo (ATCA) y Kenes Group, han acordado organizar conjuntamente un nuevo congreso y exposición centrada en la integración del espacio aéreo en Madrid, la semana del 25 de septiembre del 2023.

El nuevo congreso exhibirá la movilidad aérea avanzada, la movilidad aérea urbana, la integración espacial y la cooperación civil y militar.

El congreso se desarrollará en Ifema Madrid y se celebrará conjuntamente con Expodrónica Air Show, bajo el paraguas de ‘Semana de la Integración del Espacio Aéreo Madrid’ que tendrá lugar la semana del 25 de septiembre del 2023.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Continuar leyendo

Gente | Madrid

Vecinas de la Cañada Real denuncian en Europa la discriminación de 4.000 personas tras dos años sin luz

Cañada Real luz

La eurodiputada María Eugenia Rodríguez Palop y el eurodiputado Miguel Urbán han acompañado este martes a vecinas y representantes de la Cañada Real en Bruselas, donde han denunciado la discriminación de 4.000 personas que llevan dos años sin luz.

La miembro de la ‘Asociación vecinos sector 5’, Luz González Llamas; Houda Akrikez Essatty vecina e integrante de ‘Mujeres Tabadol’ y María López de la Usada, del equipo jurídico de la Plataforma Cívica ‘Luz para la Cañada’, han trasladado la situación de los vecinos de la Cañada con miembros del Parlamento Europeo, así como con la presidenta del mismo, Roberta Metsola.

Las vecinas han afirmado que se sienten «totalmente discriminados y que comporta una discriminación contra la población de la Cañada Real. «La misma presidenta de la Comunidad de Madrid nos ha discriminado y estigmatizado», ha denunciado Houda Akrikez.

El 2 de octubre de 2020 se cortó la luz a los sectores 5 y 6 de la Cañada Real y se inició un procedimiento por coacciones en la Audiencia Provincial de Madrid. Esta designó un perito independiente, quien señaló que Naturgy, con la connivencia de la Comunidad de Madrid, había puesto limitadores de potencia. «Esos limitadores hacen que no se pueda activar el suministro eléctrico», ha apuntado López.

Asimismo, Akrikez ha aseverado que se ha presentado una denuncia colectiva al Gobierno, que fue admitida a trámite, y que le obliga a restablecer el suministro eléctrico de manera inmediata al igual que a la Comunidad de Madrid y a los Ayuntamientos de Madrid y Rivas.

Por su parte, María Eugenia Rodríguez Palop ha destacado cómo, a pesar de que se han formulado preguntas a la Comisión y firmado cartas con otros eurodiputados y eurodiputadas, no tienen competencias. «La competencia, lamentablemente, la tiene la Comunidad de Madrid, que es quien tiene que presionar a la empresa, a Naturgy en este caso, que es lo último que está haciendo», ha lamentado.

Así, ha denunciado que se está «vulnerando» la Carta Social Europea y los derechos humanos y la Constitución Española. «Hay un maltrato grave contra la población de la Cañada Real: hay violencia institucional. Estamos ante una causa que no es solo de los vecinos y vecinas de la Cañada Real, sino de toda España y de toda Europa», ha declarado.

Además de con María Eugenia Rodríguez Palop y Miguel Urbán (La Izquierda en el Parlamento Europeo), las vecinas de la Cañada Real se han reunido con representantes de otros grupos parlamentarios, como Mónica Silvana (Socialistas y Demócratas), Ernest Urtasun y Ana Miranda (Verdes), a quienes han trasladado las violaciones de derechos fundamentales y las privaciones que sufren y a quienes han pedido que presionen para acabar con una situación intolerable.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Continuar leyendo



Más Leídas