Conecta con nosotros

Gente | Madrid

El entierro de Almudena Grandes en Madrid reúne a políticos, familiares y lectores con libros, carteles y flores

entierro de Almudena Grandes

EUROPA PRESS – El entierro de Almudena Grandes en el Cementerio Civil de la Almudena (Madrid) ha reunido a numerosos políticos entre los que se encontraba el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y varios ministros de su gabinete, así como a familiares y lectores que llevaban muchos de sus libros, carteles y flores a modo de homenaje.

Entre las figuras políticas, ha asistido el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz; la ministra de Igualdad, Irene Montero o la ministra de Hacienda, María Jesús Montero; además de cantantes como Joaquín Sabina que ha confesado estar «devastado» por el fallecimiento de Grandes –una de sus canciones ‘Noches de boda’, interpretada con Chavela Vargas, ha sonado a modo de despedida– o Miguel Ríos, para quién la «ausencia» de la escritora va a ser «durísima».

También ha asistido el director Pedro Almodóvar, el escritor Luis Landero, o la cantante y actriz Ana Belén, entre otras muchos rostros conocidos. Precisamente, esta última ha leído uno de los textos de la escritora, ‘Una falda de plátanos’. «Ahora sé que el principal reto que afronta mi generación consiste en llegar a ser tan modernos como fueron nuestros abuelos. No lo tenemos fácil», concluía el texto.

Por su parte, el actor Miguel del Arco ha dado lectura al poema ‘La ausencia es una forma de invierno’ que Luis García Montero dedicó a su mujer y que finaliza con los versos «Pues todo se me olvida si tengo que aprender a recordarte», que forman parte del libro ‘Almudena’ (Valparaíso ediciones, 2015).

Todos ellos, así como centenares de ciudadanos, han acompañado a la familia de Grandes, cuya pareja, el poeta y director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, ha depositado un ejemplar de su libro ‘Completamente viernes: 1994-1997’ en la tumba donde ha sido enterrada la escritora entre numerosos aplausos.

Los asistentes al cementerio han seguido el llamamiento realizado por el periodista Ramón Lobo en redes sociales de acudir al entierro con alguno de sus libros, por lo que se han visto ejemplares de ‘El lector de Julio Verne’, ‘El corazón helado’, ‘Las tres bodas de Manolita’ o ‘Las edades de Lulú’, así como carteles con algunas de sus frases («No hay amor sin admiración», una gran bandera republicana, flores y claveles.

REFERENTE LITERARIO

La escritora Almudena Grandes, una de las figuras de la literatura española más conocidas en el país, falleció el sábado 27 de noviembre a los 61 años de edad. Nacida en Madrid en 1960, Grandes se dio a conocer en el año 1989 gracias a ‘Las edades de Lulú’, una obra que ganó el Premio Sonrisa Vertical, en la editorial Tusquets.

Sus novelas ‘Te llamaré viernes’, ‘Malena es un nombre de tango’, ‘Atas de geografía humana’, ‘Los aires difíciles’, ‘Castillos de Cartón’, ‘El corazón helado’ y ‘Los besos en el pan’, junto con los volúmenes de cuentos ‘Modelos de mujer’ y ‘Estaciones de paso’, la convirtieron en uno de los nombres más consolidados y de mayor proyección internacional de la literatura española contemporánea. Muchas de ellas fueron llevadas a la gran pantalla.

En 2010, publicó ‘Inés y la alegría’, que ganó el Premio de la Crítica de Madrid, el Premio Iberoamericano de Novela Elena Poniatowska y el Premio Sor Juana Inés de la Cruz), primer título de la serie Episodios de una Guerra Interminable. Tras esta publicación siguieron ‘El lector de Julio Verne (2012), ‘Las tres bodas de Manolita’ (2014), ‘Los pacientes del doctor García’ (2017; Premio Nacional de Narrativa) o ‘La madre de Frankenstein’ (2020), entre otras.

Grandes también escribía en ‘El País’ una columna en la que ya anunció que padecía un cáncer diagnosticado durante una revisión rutinaria.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
- Publicidad -

Gente | Madrid

Manifestantes rompen pañuelos frente a la Embajada iraní para protestar por la muerte de Mahsa Amini

manifestantes pañuelos embajada protestar

Un grupo de manifestantes han aplaudido a varias mujeres que han roto pañuelos este jueves frente a la Embajada de Irán en Madrid en una concentración convocada por Amnistía Internacional para protestar por la muerte de la joven kurdo-iraní Mahsa Amini.

Tijeras en mano, las manifestantes han rasgado telas de colores mientras sonaba la versión persa de ‘Bella Ciao’, una canción que ha cobrado protagonismo en las últimas semanas tras el estallido social que ha provocado la muerte de Amini en Irán, la joven de 22 años que falleció en dependencias policiales después de ser detenida por la Policía de la Moral por llevar mal el velo.

La portavoz de Amnistía Internacional, Yolanda Vega, ha expresado en declaraciones a Europa Press que hay una «impunidad enorme» con respecto a la represión policial en el país y que las vías de justicia para exigir una rendición de cuentas «no es que se hayan agotado, es que no existen».

«Lo que estamos pidiendo al Gobierno español es lo que estamos pidiendo a todos los gobiernos que ahora están en el Consejo de Derechos Humanos y es que respalden, en el seno de Naciones Unidas, la creación de un mecanismo independiente y que sea internacional, y que garantice la investigación y la rendición de cuentas de lo que está pasando en Irán», ha indicado.

Vega ha señalado además que «dentro de Irán no se van a dar las condiciones para conseguir justicia y reparación». «Las mujeres están sometidas a una discriminación constante en la ley y en la práctica», ha asegurado, agregando que esto «entra en temas tan personales como el matrimonio, el divorcio, el empleo o la indumentaria».

«Son leyes que se les han impuesto y que son discriminatorias. Que violan el derecho de las mujeres a la igualdad, el derecho a la libertad de expresión y a la libertad religiosa», ha dicho, añadiendo que pueden ser sometidas a torturas, castigadas y enviadas a prisión.

Así, ha puesto el ejemplo de la abogada pro Derechos Humanos Nasrín Sotudé, quien fue sentenciada en marzo de 2019 a una pena de 38 años de cárcel y 148 latigazos por «crímenes contra la seguridad nacional. «El objetivo de todas estas leyes es silenciar a las mujeres, pero el efecto es el contrario», ha destacado.

Para Vega esto se puede apreciar en «la cantidad de mujeres que están saliendo a la calle y que están siendo represaliadas». «Estamos viendo cómo hay mujeres que la Policía las amarran por el pecho muy fuertemente o las tiran por el pelo y las arrastran», ha indicado, agregando que la situación «es muy dura», aunque «hay cada vez una conciencia mayor».

Durante la manifestación, una mujer ha denunciado malos tratos y violencia contra su sobrina en el país asiático. «Ella hoy también era una de las víctimas», ha expresado Mali, una mujer de 34 años que estudia en España y que, visiblemente emocionada, se ha cortado el pelo frente a la multitud.

«Estoy aquí porque yo no tengo miedo. La siguiente podría ser mi familia. Nosotros también vamos a volver», ha subrayado con lágrimas en los ojos, asegurando que teme por sus tres hermanas que salen a protestar a las calles en Irán y de las que muchas veces no tiene noticias por los constantes cortes de internet en el país.

Mali también ha recordado a Nika Shakarami, una joven de 16 años que desapareció el pasado 20 de septiembre en el marco de las protestas y cuyo cuerpo fue encontrado en una morgue en la capital, Teherán, con golpes en la nuca.

Ondeando pañuelos, el grupo de manifestantes, cantando «Mujeres, vida y libertad», ha aplaudido durante más de un minuto a la activista iraní pro Derechos Humanos Nilufar Saberi, que ha leído un manifiesto para honrar la muerte de Amini.

«Venimos a reclamar a las autoridades iraníes: que cese de una vez por todas la represión sangrienta contra los manifestantes. Que deroguen las leyes discriminatorias contra las mujeres. Que eliminen la Policía de la Moral. Que haya justicia para las víctimas», ha pedido.

La muerte de la joven kurda de 22 años tras ser detenida por llevar mal puesto el velo islámico ha provocado una ola de indignación tanto en una parte de la sociedad iraní, como de forma más unánime a nivel internacional.

Se han registrado numerosas manifestaciones en varias ciudades de Irán, incluida Teherán, en las que numerosas mujeres han arrojado sus velos y se han cortado el pelo en forma de protesta. Por su parte, las autoridades han reprimido con virulencia estas concentraciones, dejando al menos 154 muertos, según los últimos recuentos de la organización no gubernamental Iran Human Rights (IHR).

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Continuar leyendo

Gente | Madrid

La Revuelta Escolar se traslada al parque del Casino de la Reina en Lavapiés para exigir entornos «limpios y seguros»

Revuelta Escolar Lavapies

La Revuelta Escolar se traslada este viernes al parque del Casino de la Reina en Lavapiés para exigir entornos «limpios y seguros», donde también denunciarán el «abandono institucional» que sufre el barrio y reclamarán un parque «agradable para toda la ciudadanía».

Grupos como la Revuelta Escolar de Embajadores trabajan en los entornos escolares para defender espacios públicos que acogen «parques limpios, seguros y pacíficos, promoviendo el aumento de lugares lúdicos y la posibilidad de peatonalización de las calles que a diario transitan niñas y niños», según ha indicado el mismo en un comunicado.

Este grupo, así como las familias y organizaciones del barrio, se han unido para reclamar una «actuación adecuada» por parte del Ayuntamiento. Para ello, se manifestarán a las 16 horas en la calle Casino.

En la Revuelta Escolar se suele reivindicar que las calles cercanas a los colegios estén cortadas al tráfico, para conseguir unos entornos escolares «seguros y pacificados».

En este caso, se quiere reivindicar «la necesidad de tener parques limpios y seguros para la infancia, que pasa también por reivindicar una alternativa habitacional para las personas que actualmente viven en el parque del Casino de la Reina». «El caso de este parque es especialmente importante porque en él se encuentra un colegio y un instituto, y cercano a él otros dos colegios y una escuela infantil», ha apostillado.

Las organizaciones que pertenecen a este movimiento piden soluciones habitacionales y alternativas dignas para las personas que habitan el parque Casino de la Reina, redistribuir presupuesto de gasto policial para invertir en recursos sociales, destinados a vecinas en situación de exclusión social y mantener y limpiar los parques y jardines.

También, exigen parque peatonal, también para la policía, y un quiosco recuperado al servicio del barrio. «La solución no es policial y la necesitamos ya», han señalado.

La Revuelta Escolar ha recordado que Lavapiés se ha visto afectado por la salida «forzosa» de los vecinos por los desahucios, por los «altos costes» de alquiler, «la crisis social que produjo la pandemia del Covid-19 o el aumento del coste de la vida y la falta de proyectos de los servicios sociales para garantizar las necesidades básicas de las personas en situación más vulnerable».

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Continuar leyendo



Más Leídas