Vie 19 abril 2024
22 : 47
Cultura | Madrid

“Vaga y maleanta” lleva al cabaret la historia de nuestros mayores LGTBIQ+

Publicado

el

Enrique Montero a.k.a Kiki Morgan actúa como maestra de ceremonias de este cabaret clandestino que mezcla memoria histórica y brilli-brilli en los Teatros Luchana de Madrid

La obra se basa en el testimonio de mayores LGTBIQ+ integrantes de la fundación 26 de diciembre

“Me tuve que ir a vivir a casa de mi abuela, porque si no, mi padre me iba matar. Y mi abuela me decía: «Chiquillo, es que a quién se le ocurre ir por ahí vestida de mujer.»”

“Vaga y maleanta” podrá verse del 2 al 30 de marzo todos los sábados a partir de las 21:30 h.

Dice Enrique Montero que a su compañía Oniria Teatro le gusta hacer comedia “con cosas”. Con trasfondo, con sustancia, con memoria histórica y casi a veces, con justicia social.

Porque ¿qué podría haber más justo que contar sobre las tablas de un escenario la experiencia de aquellas personas mayores del colectivo que convivieron con la “Ley de vagos y maleantes” del franquismo? Pues hacerlo a través de un espectáculo divertido, gamberro y con un extra de brilli-brilli. Hacerlo como si nos encontrásemos en un cabaret clandestino de los años 70. Con copla de fondo, con historia y con las historias de quienes no pudieron hablar durante tantos años.

Enrique Montero encarna así a Kiki Morgan, una travesti mordaz y con un humor negro más que necesario para llevar todo el show con gracia, pero también con la gravedad que requiere el tema.

Modificación de la Ley de Vagos y Maleantes

En 1954, durante la dictadura franquista, se modificó el texto de la “Ley de Vagos y Maleantes” para incluir la homosexualidad entre los delitos condenables. El artículo sexto de aquella ley rezaba:

“A los homosexuales, rufianes y proxenetas, a los mendigos profesionales y a los que vivan de la mendicidad ajena, exploten menores de edad, enfermos o lisiados, se les aplicarán para que las cumplan todas sucesivamente las medidas siguientes:

a) Internado en un establecimiento de trabajo o colonia agrícola. Los homosexuales sometidos a esta medida de seguridad deberán ser internados en instituciones especiales y, en todo caso, con absoluta separación de los demás.

b) Prohibición de residir en determinado lugar o territorio y obligación de declarar su domicilio.

c) Sumisión a la vigilancia de los delegados.”

Con la intención de dar a conocer el testimonio de aquellas personas del colectivo que convivieron con la “Ley de vagos y maleantes” franquista, nace el cabaret Vaga y maleanta. “Siempre que tenemos la imagen de cualquier persona del colectivo nos imaginamos a gente joven” reflexiona Enrique Montero.

La Fundación 26 de diciembre

Esta reflexión, la hizo también Federico Armenteros, fundador de la Fundación 26 de diciembre, una asociación sin ánimo de lucro que nace con el objetivo de visibilizar a los mayores LGTBIQ+ pero que actualmente también “da cuidado, atención y un espacio seguro a los mayores del colectivo, tiene pisos tutelados y ha abierto la primera residencia LGTBI del mundo”.

A los mayores de la Fundación 26 de diciembre son a los que Enrique Montero fue a preguntar para sentar las bases de su show Vaga y Maleanta: “lo difícil era ver qué tenían en común los capítulos de las vidas de estas personas, cual era la mejor historia para hablar de la salida del armario o de los problemas familiares por la orientación sexual”.

Estos fueron algunos de los testimonios recogidos:

“La Ley de Vagos y Maleantes se la aplicaban a la gente pobre, eso es así. Era una ley clasista. La gente adinerada no tenía tanto problema. Quien tiene padrino, se bautiza. Si eras «hijo de…», pues no importaba tanto que fueras maricón.

Me tuve que ir a vivir a casa de mi abuela, porque si no, mi padre me iba matar. Y mi abuela me decía: «Chiquillo, es que a quién se le ocurre ir por ahí vestida de mujer.»”

Programación

Con ellos, Kiki Morgan construye un relato divertido, ácido y con toda la intención de hacer humor negro, negro como la etapa social que relata. Muy diferente a otros productos culturales que también surgen de la necesidad de hablar de estos “campos de trabajo” o directamente campos de concentración franquistas como puede ser la serie Las noches de Tefía, Vaga y maleanta pretende ser un espectáculo de variedades optimista que celebre “todo lo conseguido”.

La obra podrá verse en los Teatros Luchana de Madrid los días 2, 9, 16, 23 y 30 de marzo y comparte cartelera con Gente encerrada en sitios también de Oniria Teatro que estará en el Teatro Lara todos los miércoles del mes.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
- Publicidad -
Cultura | Madrid
Via Katlehong llega a Condeduque con un tipo de danza propia de los suburbios de Sudáfrica

Publicado

el

Por

MADRID.-Los sudafricanos Via Katlehong Dance estrenan en Condeduque 'Via Injabulo' a ritmo de pantsula
Continuar leyendo
Cultura | Madrid
La compañía Los Sueños de Fausto estrena en el teatro Fernán Gómez una propuesta que ofrece distintas perspectivas del conflicto entre Ucrania y Rusia

Publicado

el

Por

Guerra Ucrania y Rusia Fernán Gómez
Continuar leyendo