Conecta con nosotros
Cultura | Madrid

“Surrealismos. La era de la máquina” llega a Fundación Canal con motivo del primer centenario del Manifiesto Surrealista

Publicado

el

“El mundo ha cambiado muchísimo, pero la pasión por la tecnología, por la máquina, sigue ahí”: Pilar Parcerisas, comisaria de la exposición

Fundación Canal expone, hasta el próximo domingo 21 de abril, algunas obras de Alfred Stieglitz, Marcel Duchamp, Francis Picabia, Man Ray o Salvador Dalí en una retrospectiva sobre los inicios del surrealismo

En el año 1924, André Bretón publicaba lo que sería el I Manifiesto del surrealismo. El movimiento surgía en un contexto de Guerra Mundial, en una ciudad concreta, el Nueva York de los exiliados, para reivindicar una nueva forma de entender el arte que rompía con todo lo anterior. La escritura automática, los procesos del inconsciente y la fascinación por la máquina, vertebraban una forma de entender el arte que se acercaba más al proceso industrial que a la artesanía.

En su manifiesto, Bretón definió el surrealismo como aquél “automatismo psíquico puro por cuyo medio se intenta expresar verbalmente, por escrito o de cualquier otro modo, el funcionamiento real del pensamiento”.

“Surrealismos. La era de la máquina”

Para ampliar la definición, para humanizarla quizás, Fundación Canal acoge hasta el próximo domingo 21 de abril una retrospectiva de diferentes Surrealismo(s). El surrealismo en la obra de Alfred Stieglitz, pero también el surrealismo en la obra de Marcel Duchamp, Francis Picabia, Man Ray o Salvador Dalí.

Francis Picabia. Revista 291, núm. 5-6

Francis Picabia. Revista 291, núm. 5-6. En portada: retrato de Alfred Stieglitz por
Francis Picabia. Julio y agosto 1915. Comitè Picabia, París. © Francis Picabia, VEGAP,
Madrid, 2024

Para Pilar Parcerisas, comisaria de la exposición, Surealismos. La era de la máquina recoge “una pluralidad de visión a partir de esas individualidades que se refugiaron en Nueva York por la crisis que supone la I Guerra Mundial en Europa. Donde ya no servían los ‘-ismos’ artísticos del impresionismo al cubismo, ni tenía sentido la imitación de la realidad”.

En esa búsqueda de una nueva realidad, de una realidad que no se encontrase reducida a cenizas por las bombas, encuentran el Nueva York de 1910. Con sus 5 millones de habitantes y su industrialización boyante, los surrealistas quedan fascinados por la producción en serie y, en definitiva, por “La Máquina”, así en mayúsculas. La máquina que lo hace todo posible, o que, al menos, hace posible un nuevo tipo de arte.

En “Surrealismos. La era de la máquina” pueden verse objetos relativos a los rascacielos de Nueva York, la revista 291, un audiovisual que introduce al espectador en el momento en que Duchamp llega a Nueva York y se encuentra con todos estos artistas.  Hay objetos de Man Ray, maquinistas, un pequeño apartado dedicado a Dalí y, en definitiva, todo un recorrido por el imaginario de los surrealismos a través de la obra de sus grandes artistas (y de sus máquinas).

Pero ¿Qué pasa con Dalí?

Aunque cronológicamente la obra de Dalí es un poco posterior a la de la muestra, para la comisaria de la exposición, Pilar Parcerisas, era importante incluir al artista catalán en esta retrospectiva. No solo por su importancia dentro del movimiento surrealista, sino por su concepción del arte.

Pensaba Dalí que el arte mismo era “una máquina de pensar y el surrealismo no solo introduce el tema onírico, sino que también acepta el cerebro como máquina. Como una máquina de pensar, que permite ver dobles y triples de un mismo objeto”, asegura Parcerisas.

Dalí era además muy amigo tanto de Duchamp como de Man Ray, tanto es así que pasaron juntos sus vacaciones desde el año 1958 hasta 1968 en Cadaqués. “Entre ellos trabajaron mucho el juego, el azar y el ajedrez, que fue uno de los juegos más importantes para todos los surrealistas”.

Julian Wasser. Marcel Duchamp jugando al ajedrez con Eva Babiz

Julian Wasser. Marcel Duchamp jugando al ajedrez con Eva Babiz en su primera retrospectiva en el Pasadena Art Museum. Octubre 1963. Gelatina de plata. Copia de época. Colección Galerie Hummel, Viena. © Julian Wasser

Para ver el ajedrez como una auténtica máquina de guerra, solo hay que ponerse las lentes surrealistas y visitar esta exposición de Fundación Canal. Que estará abierta al público en la Sala Mateo Inurria 2, hasta el próximo domingo 21 de abril.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
- Publicidad -
Cultura | Madrid
“Vaga y maleanta” lleva al cabaret la historia de nuestros mayores LGTBIQ+

Publicado

el

Vaga y maleanta
Continuar leyendo
Cultura | Madrid
Madrid elabora un nuevo mapa cultural con el arquitecto Antonio Palacios como protagonista

Publicado

el

Por

Antonio Palacios
Continuar leyendo