Conecta con nosotros

Sanidad | Madrid

MADRID.-La Fiscalía denuncia a la directora y dos médicos de una residencia por la falta de asistencia sanitaria a dos usuarios

EUROPA PRESS.- La Fiscalía de Madrid ha presentado una denuncia contra tres doctoras, una de ellas directora a su vez de una residencia pública de mayores de Madrid, por privar a dos de sus usuarios de una «adecuada» atención sanitaria que influyó «razonablemente» en el «fatal» desenlace de sus enfermedades.

Según han informado fuentes fiscales, el representante del Ministerio Público imputa a las tres médicos los delitos de omisión del deber de socorro y de homicidio imprudente.

Dicha residencia, cuya gestión pública está adscrita a la Agencia Madrileña de Atención Social (AMAS), estaba dirigida por A. I. P. M. y en su cuadro médico estaban entre otras, las doctoras M. V. L. e I. R. T.

En este sentido, la denuncia pone de manifiesto que, a fecha 3 de marzo de 2020, el centro contaba con un total de 274 residentes, de los cuales solo 13 eran autónomos, mientras que 38 tenían una dependencia leve y 223, una dependencia moderada o severa.

91 DEFUNCIONES

Según la Fiscalía, entre el 1 de marzo y el 18 de junio se produjeron 91 defunciones en el centro denunciado, de las que 80 estuvieron relacionadas con el Covid-19.

Durante este periodo de tiempo, la residencia, con su directora al frente, se desarrollaron medidas de prevención y organización para tratar de paliar los efectos de la enfermedad Covid-19, «incluyendo el refuerzo de la atención sanitaria y el desarrollo de un sistema de comunicación diario con la Dra. B. M., del Hospital Universitario Ramón y Cajal, designada por las autoridades competentes geriatra de referencia, quien era la encargada, en base a su criterio médico».

Sin embargo, la Fiscalía sostiene que ninguna de las doctoras llegó activar el citado mecanismo de coordinación «a pesar de que concurrían los presupuestos para hacerlo, y sin que conste razón justificada» en relación con dos usuarios E. G. P. y J. R. B.

Ambos fallecieron en la residencia los días 6 y 1 de abril de 2020, respectivamente, «habiendo provocado con su actuación que no pudieran ser valorados por la unidad de geriatría del hospital de referencia, e incluso trasladados a sus instalaciones, al tiempo que tampoco les proveyeron en la residencia un adecuado seguimiento y control médico, de todo lo cual era conocedora la directora del centro, que tampoco realizó acción alguna para solventar la situación».

E. G. P., de 69 años de edad, fue atendido la primera vez por la doctora el 4 de abril, esto es, tres días después de comenzar con los síntomas que indicaban que podía estar contagiado por Covid-19. Así, durante una vista rutinaria la médico pautó antibiótico de amplio espectro, al tiempo que pidió que se hiciera un seguimiento del paciente.

A pesar de ello el usuario no pudo superar el cuadro y falleció dos días más tarde. «En ningún momento se realizó interconsulta con el hospital de referencia, ni para sugerir una posible derivación ni para pedir pautas de tratamiento», añade la Fiscalía.

Además, precisa que de la documentación sanitaria se desprende que «inmediatamente» después de que la doctora viera al usuario, fue cuando percibió la gravedad de la situación «pautando una mascarilla especial y un tratamiento sintomático que, lamentablemente, en este momento no surtió ya efecto».

FALTA DE SEGUIMIENTO

Para la Fiscalía el tiempo que se tardó en prestar asistencia médica, así como la falta de un seguimiento «estricto» para evitar que el usuario se quitara el sistema de oxigenoterapia, unido a la ausencia, de cualquier interconsulta sobre el paciente, pudieron incidir «razonablemente» en el resultado final, que le es «directamente imputable» a la responsable de la situación sanitaria del paciente.

El caso de J. R. B. es similar. Tenía numerosos antecedentes de broncoaspiración y el 25 de marzo sufrió uno de estos episodios sin que recibiera ningún tipo de atención médica «hasta el punto de que el usuario no fue revisado por una doctora hasta dos días después del incidente». El 26 de marzo, sin embargo, el hombre comenzó a tener fiebre y vio disminuido su nivel conciencia.

Durante esos cincos días previos a su fallecimiento, ocurrido el 1 de abril, «no consta ningún tratamiento de enfermería ni que fuera trasladado para seguimiento y control a dicho departamento».

Tampoco consta que las doctoras realizaran interconsulta alguna con los responsables de la unidad de geriatría del hospital de referencia o que solicitaran ayuda en la propia residencia, «y todo ello a pesar de que no estaban sometiendo al usuario a un control exhaustivo como el que conocían, en base a su experiencia previa, que requería en estas ocasiones».

Es más, ni siquiera valoraron la posibilidad de que el usuario estuviera contagiado de coronavirus, una circunstancia que solo valoraron el mismo día que falleció.

«La ausencia de un control y seguimiento de enfermería y médico en la residencia, unido a la falta de activación del protocolo de derivación a centro hospitalario, privaron al residente de una adecuada atención sanitaria y, razonablemente puede concluirse, que influyeron en el fatal desenlace de su enfermedad», afirma la Fiscalía.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
- Publicidad -

Sanidad | Madrid

Vithas Madrid Aravaca incorpora la biopsia por fusión para el diagnóstico del cáncer de próstata

Vithas Madrid cáncer de próstata

EUROPA PRESS – El Hospital Vithas Madrid Aravaca ha incorporado a su cartera de servicios la biopsia por fusión para el diagnóstico del cáncer de próstata, lo que permitirá determinar con precisión con una pequeña muestra de tejido si el crecimiento prostático es benigno o si existen células cancerígenas.

La prueba, que dura en torno a media hora, se realiza de manera ambulatoria en quirófano, con el paciente sedado, por lo que no sufre ningún tipo de dolor. De este modo, la persona intervenida se puede ir de alta a su domicilio pasadas dos horas desde que termine el procedimiento u solo sentirá una leve molestia en el periné, que se resuelve con frío local y antiinflamatorios.

La biopsia por fusión, indicada con un nódulo palpable o bien la elevación del marcador PSA en sangre, supone un avance para minimizar las infecciones postpunción y mejorar la rentabilidad diagnóstica.

«Hasta hace poco, esta técnica se realizaba mediante una punción vía transrectal. A pesar de ser poco frecuente, una de las complicaciones más serias asociadas a este procedimiento era la infección tras la punción, dando lugar a fiebre, lo que ocurría en un 1% de los casos», ha explicado el doctor Asier Leivar, uno de los coordinadores del servicio de urología de Vithas Madrid Aravaca.

Sin embargo, actualmente, la Asociación Europea de Urología recomienda realizar la punción a través de la piel del periné, en lugar de hacerlo vía transrectal, «lo que se conoce como biopsia transperineal, que disminuye, de manera significativa, las infecciones postpunción», ha añadido el especialista.

Además, «la incorporación del diagnóstico mediante resonancia magnética multiparamétrica ha ayudado a mejorar esta baja rentabilidad diagnóstica», ha subrayado el doctor sobre la baja tasa de éxito de la biopsia de próstata que obligaba a repetir la intervención en sucesivas ocasiones.

La biopsia de próstata por fusión, que consiste en fusionar la imagen de la resonancia con la ecografía para dirigir la punción hacia las zonas sospechosas. «A pesar de que este procedimiento sea más eficiente, se debe completar con la biopsia sistemática del resto de la próstata», ha concretado el especialista.

El doctor José Gómez, director gerente de Vithas Madrid Aravaca, ha subrayado la inversión que ha hecho el hospital para incorporar el aparataje que permite llevar a cabo esta novedosa técnica, coincidiendo con la llegada del nuevo servicio de Urología al centro.

«Disponemos tanto de un equipo de radiólogos con amplia experiencia en resonancia magnética, algo fundamental para realizar un diagnóstico fiable, como de la última tecnología en fusión de imagen para la biopsia de próstata», ha recalcado.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Continuar leyendo

Sanidad | Madrid

Los vecinos de Carabanchel acampan frente al SUAP de la calle Aguacate para reclamar su reapertura

Vecinos de Carabanchel acampados SUAP

EUROPA PRESS – Un grupo de vecinos de Carabanchel llevan acampados desde este jueves frente al Centro de Especialidades Periféricas de Carabanchel Alto, en el número 13 de la calle Aguacate, donde se ubica el único Servicio de Urgencias de Atención Primaria (SUAP) que hasta marzo de 2020 daba servicio a los 250.000 habitantes del distrito, para reclamar su reapertura.

«Los vecinos y vecinas de Carabanchel hemos dicho que hasta aquí llegábamos y hemos acampado a la entrada del SUAP, que permanece cerrado desde hace más de dos años. Es inadmisible que jueguen así con la salud y el bienestar de las personas, por lo que exigimos la apertura inmediata de los 37 SUAP cerrados, la sanidad es un derecho, no un negocio», ha subrayado Jorge Aranda, portavoz de los acampados, que animan a la vecindad de Carabanchel y de Madrid a visitar y apoyar la protesta.

Los vecinos han iniciado la acampada tras la manifestación que cada jueves desde hace ya dos años organiza la Asamblea Popular de Carabanchel ante el Centro de Salud de Abrantes con el fin de exigir la recuperación de su plantilla y el cese del deterioro de la sanidad pública.

Según la Consejería de Sanidad, el centro de salud de Abrantes mantiene su horario de atención a los vecinos aunque la situación generalizada de falta de médicos de familia en el Sistema Nacional de Salud pueda dificultar las ausencias de los profesionales, «como ocurre en este dispositivo».

Esta protesta se suma a las llevadas a cabo ante el Centro de Salud Los Ángeles de Villaverde, el Centro de Salud Campo de la Paloma (Puente de Vallecas) y la concentración llevada a cabo por los trabajadores del Summa 112 frente a la Asamblea de Madrid, que contó además con el apoyo de sindicatos y vecinos.

Los trabajadores del Summa 112, que hasta su cierre atendían estos servicios de urgencias cuando los centros de salud estaban cerrados (desde las 20,30 horas hasta las 8,30 y las 25 horas los fines de semana), han sido trasladados al Hospital Enfermera Isabel Zendal tras el cierre el pasado 5 de junio del macropunto de vacunación del Wizink Center.

En un comunicado, la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) ha recordado en los 37 SUAPs de la región se atendió en 2019 a más de 750.000 pacientes, con una media de derivación al hospital de un 6,4%, y con una espera media para la consulta médica de 20 minutos. «Estos datos avalan que los SUAPs eran centros eficaces y eficientes», remarcaron los portavoces de los trabajadores ante el Parlamento regional.

En el resto de la región, además, este jueves se llevaron a cabo protestas también en Alcalá de Henares, con una marcha hasta el Centro de Salud Luis Vives para pedir la reapertura del SUAP que albergan sus instalaciones; en Coslada, con una marcha desde el Centro de Salud Jaime Vera de Coslada hasta el Centro de Salud San Fernando II, situado en la plaza de Ondarreta de San Fernando de Henares.

El miércoles, igualmente, tuvieron lugar actos de protesta ante los SUAP de Moratalaz y Hortaleza, y el lunes la Asociación Vecinal de Orcasur (Usera) organizó su concentración semanal ante el centro de salud del barrio.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Continuar leyendo



Más Leídas