Conecta con nosotros

Sanidad | Madrid

MADRID.-La Fiscalía denuncia a la directora y dos médicos de una residencia por la falta de asistencia sanitaria a dos usuarios

EUROPA PRESS.- La Fiscalía de Madrid ha presentado una denuncia contra tres doctoras, una de ellas directora a su vez de una residencia pública de mayores de Madrid, por privar a dos de sus usuarios de una «adecuada» atención sanitaria que influyó «razonablemente» en el «fatal» desenlace de sus enfermedades.

Según han informado fuentes fiscales, el representante del Ministerio Público imputa a las tres médicos los delitos de omisión del deber de socorro y de homicidio imprudente.

Dicha residencia, cuya gestión pública está adscrita a la Agencia Madrileña de Atención Social (AMAS), estaba dirigida por A. I. P. M. y en su cuadro médico estaban entre otras, las doctoras M. V. L. e I. R. T.

En este sentido, la denuncia pone de manifiesto que, a fecha 3 de marzo de 2020, el centro contaba con un total de 274 residentes, de los cuales solo 13 eran autónomos, mientras que 38 tenían una dependencia leve y 223, una dependencia moderada o severa.

91 DEFUNCIONES

Según la Fiscalía, entre el 1 de marzo y el 18 de junio se produjeron 91 defunciones en el centro denunciado, de las que 80 estuvieron relacionadas con el Covid-19.

Durante este periodo de tiempo, la residencia, con su directora al frente, se desarrollaron medidas de prevención y organización para tratar de paliar los efectos de la enfermedad Covid-19, «incluyendo el refuerzo de la atención sanitaria y el desarrollo de un sistema de comunicación diario con la Dra. B. M., del Hospital Universitario Ramón y Cajal, designada por las autoridades competentes geriatra de referencia, quien era la encargada, en base a su criterio médico».

Sin embargo, la Fiscalía sostiene que ninguna de las doctoras llegó activar el citado mecanismo de coordinación «a pesar de que concurrían los presupuestos para hacerlo, y sin que conste razón justificada» en relación con dos usuarios E. G. P. y J. R. B.

Ambos fallecieron en la residencia los días 6 y 1 de abril de 2020, respectivamente, «habiendo provocado con su actuación que no pudieran ser valorados por la unidad de geriatría del hospital de referencia, e incluso trasladados a sus instalaciones, al tiempo que tampoco les proveyeron en la residencia un adecuado seguimiento y control médico, de todo lo cual era conocedora la directora del centro, que tampoco realizó acción alguna para solventar la situación».

E. G. P., de 69 años de edad, fue atendido la primera vez por la doctora el 4 de abril, esto es, tres días después de comenzar con los síntomas que indicaban que podía estar contagiado por Covid-19. Así, durante una vista rutinaria la médico pautó antibiótico de amplio espectro, al tiempo que pidió que se hiciera un seguimiento del paciente.

A pesar de ello el usuario no pudo superar el cuadro y falleció dos días más tarde. «En ningún momento se realizó interconsulta con el hospital de referencia, ni para sugerir una posible derivación ni para pedir pautas de tratamiento», añade la Fiscalía.

Además, precisa que de la documentación sanitaria se desprende que «inmediatamente» después de que la doctora viera al usuario, fue cuando percibió la gravedad de la situación «pautando una mascarilla especial y un tratamiento sintomático que, lamentablemente, en este momento no surtió ya efecto».

FALTA DE SEGUIMIENTO

Para la Fiscalía el tiempo que se tardó en prestar asistencia médica, así como la falta de un seguimiento «estricto» para evitar que el usuario se quitara el sistema de oxigenoterapia, unido a la ausencia, de cualquier interconsulta sobre el paciente, pudieron incidir «razonablemente» en el resultado final, que le es «directamente imputable» a la responsable de la situación sanitaria del paciente.

El caso de J. R. B. es similar. Tenía numerosos antecedentes de broncoaspiración y el 25 de marzo sufrió uno de estos episodios sin que recibiera ningún tipo de atención médica «hasta el punto de que el usuario no fue revisado por una doctora hasta dos días después del incidente». El 26 de marzo, sin embargo, el hombre comenzó a tener fiebre y vio disminuido su nivel conciencia.

Durante esos cincos días previos a su fallecimiento, ocurrido el 1 de abril, «no consta ningún tratamiento de enfermería ni que fuera trasladado para seguimiento y control a dicho departamento».

Tampoco consta que las doctoras realizaran interconsulta alguna con los responsables de la unidad de geriatría del hospital de referencia o que solicitaran ayuda en la propia residencia, «y todo ello a pesar de que no estaban sometiendo al usuario a un control exhaustivo como el que conocían, en base a su experiencia previa, que requería en estas ocasiones».

Es más, ni siquiera valoraron la posibilidad de que el usuario estuviera contagiado de coronavirus, una circunstancia que solo valoraron el mismo día que falleció.

«La ausencia de un control y seguimiento de enfermería y médico en la residencia, unido a la falta de activación del protocolo de derivación a centro hospitalario, privaron al residente de una adecuada atención sanitaria y, razonablemente puede concluirse, que influyeron en el fatal desenlace de su enfermedad», afirma la Fiscalía.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
- Publicidad -

Sanidad | Madrid

Más de 100 pacientes con cáncer de próstata reciben un tratamiento del Ramón y Cajal con un nuevo hidrogel radiopaco

MADRID.-Más de 100 pacientes con cáncer de próstata reciben un tratamiento del Ramón y Cajal con un nuevo hidrogel radiopaco

Un total de 105 pacientes con cáncer de próstata han recibido un tratamiento del servicio de Oncología Radioterápica del Hospital Universitario Ramón y Cajal con el nuevo hidrogel radiopaco, que reduce los efectos secundarios que la radioterapia pueda producir.

Este nuevo protocolo se puso en marcha en octubre de 2020 y, desde entonces, se han tratado los casos a través de la colocación de un hidrogel espaciador radiopaco entre la próstata y el recto lo que contribuye a disminuir de manera significativa los posibles efectos secundarios que la radioterapia pueda producir en el mismo.

«La implantación de dicho protocolo ha sido posible gracias al trabajo de un gran equipo multidisciplinar compuesto por el servicio de Oncología Radioterápica, Anestesiología y Reanimación, Radiofísica y profesionales de enfermería», ha subrayado el centro hospitalario en un comunicado.

Según la jefa de sección de Braquiterapia del Servicio de Oncología Radioterápica y Personal Investigador Clínico Asociado del IRYCIS, Asunción Hervás, esta técnica permite a los pacientes que se someten a tratamiento radioterápico conservar una mejor calidad de vida después del mismo. Además, agiliza el flujo de trabajo ya que su radiopacidad permite planificar directamente en TAC reduciendo la necesidad de tener que hacer una RM.

MÁS PRECISIÓN Y MENOR TOXICIDAD

La radioterapia es un pilar fundamental en el tratamiento del cáncer de próstata y, debido a los grandes avances tecnológicos en los últimos años, tanto de la radioterapia externa como de la braquiterapia, las guías de práctica clínica internacionales y nacionales (ASTRO, ESTRO y SEOR) recomiendan como una de las opciones de tratamiento esquemas de hipofraccionamiento moderado y también hipofraccionamiento extremo.

Esta reducción de los tiempos de tratamiento ha supuesto una gran ventaja durante la pandemia, al reducir las visitas al Hospital Universitario Ramón y Cajal y agilizar el proceso de tratamiento reduciendo las posibilidades de contagio por COVID-19.

Este nuevo hidrogel radiopaco actúa creando una barrera física entre la próstata y el recto de aproximadamente 1,3 cm. El hidrogel, como su propio nombre indica, está compuesto mayoritariamente por agua lo que permite que, al cabo de 6 meses, se reabsorba por completo.

PIONEROS EN EUROPA

El Ramón y Cajal ha iniciado la técnica de hipofraccionamiento extremo mediante SBRT en 5 sesiones, a la vez que se ha implantado el protocolo de inserción del hidrogel espaciador radiopaco para permitir la administración del tratamiento de la manera más segura.

En octubre de 2020 se utilizó la primera versión del mismo, no visible en TAC y desde 2021 se empezó a utilizar la nueva formulación, con contraste yodado y visible en TAC, situando al servicio de Oncología Radioterápica que dirige la doctora Sonsoles Sancho García, a la cabeza de los hospitales europeos en utilizar este hidrogel visible en TAC.

Esta técnica se realiza en el quirófano de Oncología Radioterápica, bajo sedación profunda y es llevada a cabo por el oncólogo radioterápico bajo control ecográfico. El hidrogel se introduce en el paciente con ayuda de una fina aguja y se inyecta en el espacio entre la próstata y el recto; una vez dentro, el compuesto, inicialmente líquido, polimeriza para adquirir una textura de gel sólido que permanecerá así entre 3 y 6 meses.

«Con la colocación del hidrogel espaciador se consigue alejar la dosis de radiación de la pared rectal lo que conlleva una disminución en los posibles efectos secundarios en dicho órgano, con la consiguiente mejoría en la calidad de vida de los pacientes», ha recordado el centro hospitalario.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Continuar leyendo

Sanidad | Madrid

Cinco centros 24H cerrados y 30 con falta de personal en el arranque de huelga, con un 36% de ausencias médicas

Los trabajadores de los centros de atención 24 horas que atienden la urgencia extrahospitalaria desde el pasado jueves en la región han cifrado en cinco el número de dispositivos que permanecieron cerrados este lunes, primer día de huelga indefinida de facultativos, y en 30 los que abrieron sus puertas con falta de personal, con un 36% de ausencias médicas.

Este lunes se inició la huelga indefinida para los más de 200 médicos de los Servicios de Atención Rural (SAR) y de los Servicios de Urgencias de Atención Primaria (SUAP) afectados por la reorganización, junto al personal del Summa 112, convocada por el sindicato médico Amyts.

La Consejería de Sanidad fijó unos servicios mínimos del 100%, como suele ser habitual al tratarse de la prestación de un servicio esencial, con el rechazo del sindicato, que considera que se vulnera el derecho a huelga.

Según los datos recopilados por los propios trabajadores, difundidos por la Plataforma SAR (Servicios de Atención Rural) de Madrid, este lunes 35 centros, el 46,6%, abrieron sus puertas con todo el personal (médico, enfermera y celador), mientras que cinco estuvieron cerrados, el 6,7%. En concreto, se trata de los Collado Villalba, Federica Montseny (Vallecas), Mejorada del Campo, Pinto y Valdemoro.

En otros 30 dispositivos de atención 24 horas faltó personal, es decir, en el 40% de los centros de los que se ha obtenido información, con cinco dispositivos sobre los que no han podido obtener datos (6,75%). En el 36% de los casos, fue por ausencia de médicos, la segunda cifra más baja, solo superada el jueves día 3.

En otro 8% de los casos la ausencia estuvo motivada por falta de personal de Enfermería a lo largo del día, mientras que en otro 17% se produjo por falta de celador.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Continuar leyendo



Más Leídas