Conecta con nosotros

Empleo | Comunidad de Madrid

El Gobierno central propone una cuota de autónomos de entre 90 y 1.220 euros mensuales en nueve años

  • En 2023, el primer año de aplicación de la reforma, la cuota oscilaría entre los 200 y los 400 euros

EUROPA PRESS.- La cuota de los trabajadores autónomos oscilará entre un mínimo de 90 euros y un máximo de 1.220 euros al mes con el nuevo sistema de cotización por ingresos reales una vez finalizado el periodo de 9 años de despliegue total de la reforma en la que el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones está trabajando, según se recoge en la última propuesta enviada por el Gobierno a los agentes sociales a la que ha tenido acceso Europa Press.

No obstante, durante el primer año del periodo transitorio de aplicación de esta reforma (2023), se establecerá una cotización intermedia por tramos cuyo número se irá incrementando progresivamente para quienes más ganan.

Así, los autónomos que tengan unos rendimientos de 3.000 euros o menos tendrán una cuota de 200 euros al mes en 2023, primer año de aplicación del nuevo sistema, que será de 215 euros para quienes tengan ingresos que oscilen entre 3.000 euros y 6.000 euros, de 230 euros para quienes tengan unos ingresos superiores a 6.000 euros, pero inferiores a 9.000 euros, y de 245 euros para los que tengan unos ingresos de entre 9.000 y 12.600 euros.

El resto de cuotas será de 260 euros (de 12.600 a 17.000 euros de ingresos anuales), de 275 euros (de 17.000 euros a 22.000 euros), de 290 euros (de 22.000 a 27.000 euros), de 305 euros (de 27.000 a 32.000 euros), de 320 euros (de 32.000 a 37.000 euros), de 340 euros (de 37.000 a 42.000 euros), de 360 euros (42.000 a 47.000 euros), 380 euros (47.000 a 48.841 euros) y de 400 euros si se tienen unos rendimientos superiores a 48.841 euros anuales.

Una vez que finalice el periodo de despliegue de la reforma de 9 años, a partir de 2031 las cuotas correspondientes a cada uno de los trece tramos (con ajustes vinculados a la inflación) serán de 90 euros al mes para quienes ganen menos de 3.000 euros, de 120 euros para quienes ingresen de 3.000 a 6.000 euros netos al año, de 185 euros para los autónomos con rendimientos de entre 6.000 y 9.000 euros y de 235 euros para quienes ganen entre 9.000 y 12.600 euros al año.

La cuota será de 275 euros si se gana entre 12.600 y 17.000 euros, de 305 euros si los ingresos son de entre 17.000 y 22.000 euros, de 425 euros para rendimientos que oscilen entre los 22.000 y los 27.000 euros y de 545 para quienes ganen entre 27.000 y 32.000 euros al año.

Por su parte, quienes tengan rendimientos de entre 32.000 y 37.000 euros pagarán 670 euros de cuota. El resto de cuotas será de 800 euros al mes (37.000 a 42.000 euros), de 935 euros (42.000 a 47.000 euros), de 1.075 euros (47.000 a 48.841 euros) y de 1.220 euros mensuales para quienes ingresen más de 48.841 euros al año.

SE PODRÁ MODIFICAR SEIS VECES EN UN AÑO LA BASE ELEGIDA

Los autónomos podrán elegir provisionalmente su base de cotización entre trece en función de sus previsiones de rendimientos con la posibilidad de modificar su elección seis veces a lo largo del año para ajustarla a sus rendimientos.

Si existen diferencias una vez hecha la regularización anual, el trabajador deberá proceder a su ingreso en caso de haber cotizado menos de lo que le correspondía y podrá solicitar la devolución si la cotización realizada fue superior.

Además, el documento al que ha tenido acceso Europa Press dice que los autónomos que tengan rendimientos fiscales declarados inferiores a la base mínima de cotización vigente cotizarán por los mismos. «Sin perjuicio de ello, a efectos de la acción protectora se reconocerá la base mínima correspondiente durante un periodo máximo de dos años», señala.

También destaca que los autónomos cuyos rendimientos fiscales derivados de la actividad por cuenta propia estén por encima de la actual base mínima de cotización del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) cotizarán por los mismos y que esta base mínima se equiparará progresivamente a la del Régimen General de la Seguridad Social.

Este sistema, que según anunció ayer el ministro, José Luis Escrivá, se recogerá en el primer paquete de reformas que el Ministerio prevé aprobar en breve, pero no se implantará hasta el 1 de enero de 2022 de forma gradual y no tendrá efectos económicos hasta 2023.

Escrivá remarcó ayer que el despliegue de esta medida será progresivo. De hecho, según el documento de la medida al que ha tenido acceso Europa Press, lo será hasta un máximo de nueve años, con revisiones periódicas cada tres años en las que el Gobierno, las organizaciones empresariales y sindicales, junto a las asociaciones de autónomos, podrán decidir si aceleran el calendario.

ATA Y UPTA RECHAZAN LA PROPUESTA

Tanto el presidente de la Federación Nacional de Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, como el de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), Eduardo Abad, han mostrado su malestar por no conocer esta propuesta de manera oficial.

En declaraciones a Europa Press, Amor ha negado que esto vaya a ser así porque «no está pactado». De hecho, Amor ha señalado que tanto CEOE como ATA «no están de acuerdo» con esta propuesta. «Yo lo desconozco como presidente de ATA, porque a los autónomos no se le ha remitido, pero lo conozco como vicepresidente de CEOE», ha explicado Amor.

El presidente de ATA ha señalado que este borrador se remitió con motivo de una reunión que había prevista para este lunes y que fue desconvocada dos horas después. «Mañana se reúne la comisión de Seguridad Social de CEOE y, en absoluto, está de acuerdo con este borrador que ha mandado el Gobierno», ha dicho, tras apuntar que «en ningún caso se ha dialogado, negociado o puesto encima de la mesa en la que están las asociaciones de autónomos estas tablas».

Por su parte, Abad ha criticado que «un tema tan importante para más de 3 millones de personas» no se haya tratado antes en las mesas de negociación abiertas.

Además, Abad cree que es «una barbaridad» que una persona que gane 3.000 euros netos al año tenga que pagar 200 euros al mes de cotización durante el primer año. «No vamos a permitir que una persona que está entre 3.000 y 6.000 euros tenga que pagar 2.580 euros al año en cuotas la Seguridad Social. Es una barbaridad», ha apuntado.

También considera que «de ninguna de las maneras» puede hacerse una progresión de aplicación en un periodo de nueve años, porque «es excesivamente largo y no es lo tratado ni acordado con las organizaciones».

«Como muchísimo, tiene que haber un periodo de adaptación de tres años y en el primer año de vigencia del sistema, no pueden estar haciendo un esfuerzo contributivo muy alto quienes ganan 3.000 euros netos al año», ha añadido, tras pedir que en los tres primeros tramos (menos de 3.000 euros, entre 3.000 y 6.000 euros y entre 6.000 y 9.000 euros) entren directamente en vigor en el primer año de aplicación las cuotas que se recogen una vez finalice el periodo (entre 90 y 185 euros, respectivamente, para esos tramos).

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
- Publicidad -

Empleo | Comunidad de Madrid

La Comunidad de Madrid cierra noviembre con 2.002 trabajadores en ERTE, 1.748 menos que el mes anterior

trabajadores ERTE Madrid

El número de trabajadores protegidos en la Comunidad de Madrid por algún tipo de expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) se situó en noviembre en 2.002, es decir, 1.748 menos que el mes anterior.

Del total registrado a cierre del undécimo mes del año, 1.090 eran mujeres y 912, hombres, ha informado este viernes el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

En noviembre, los trabajadores en ERTE por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción (ETOP) se ha situado en 1.685 personas, con 792 hombres y 893 mujeres.

Además, el pasado mes cerró con 63 trabajadores en ERTE por fuerza mayor (40 varones y 23 mujeres) y 254 en el ERTE sectorial de agencias de viajes (80 de ellos hombres y 174 mujeres).

En cuanto al tipo de suspensión, el último día del pasado mes había 782 personas en suspensión total en la región y 1.220 en suspensión parcial.

DATOS NACIONALES

A nivel nacional, el Ministerio ha informado de que los trabajadores en ERTE por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción (ETOP) se situaron al finalizar noviembre en 20.310, por encima de los 17.351 del mes anterior.

En total, a cierre del mes pasado había 22.763 trabajadores en ERTE, de los que 20.310 estaban en un ERTE-ETOP; 1.453 en un ERTE por fuerza mayor, y un millar en el ERTE sectorial de agencias de viajes.

Continuar leyendo

Empleo | Comunidad de Madrid

La Seguridad Social gana en Madrid 34.134 cotizantes en noviembre y sube un 0,98% la afiliación

seguridad social noviembre Madrid

Los afiliados a la Seguridad Social en la Comunidad de Madrid crecieron un 0,98% en noviembre con una media de 34.134 cotizantes más respecto a los registrados el mes anterior, según los datos del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones publicados este viernes. Con esta subida de afiliación, la Comunidad de Madrid cerró en undécimo mes del año con 3.508.547 afiliados.

En términos interanuales, la afiliación a la Seguridad Social en la región madrileña aumentó un 4,15% frente al mismo mes del pasado año, sumando 139.666 cotizantes más, —-por encima del indicador nacional, que experimentó un alza del 3,01% (593.196)—.

Por regímenes, el General registra un total de 3.085.563 ocupados en la Comunidad de Madrid, mientras que 419.397 corresponden al Régimen de Autónomos (RETA).

Dentro del régimen general, 1.997 cotizantes corresponden al sector agrario y 100.858 al régimen del hogar. Finalmente, otros 3.588 cotizantes se inscriben en el Régimen del Mar y no cuenta con ningún cotizante en el Carbón.

DATOS NACIONALES

En el conjunto de España, la Seguridad Social perdió una media de 155 cotizantes en noviembre debido, fundamentalmente, al fuerte retroceso de la ocupación en la hostelería, que disminuyó en más de 100.000 personas respecto al mes anterior.

Así, al finalizar noviembre, el número total de cotizantes a la Seguridad Social se situó en 20.283.631 personas, según datos publicados este viernes por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

Por comunidades autónomas, en noviembre destacó el crecimiento mensual de la afiliación en Madrid, con un avance de los ocupados medios de 34.134 cotizantes, seguido de Comunidad Valenciana (+21.064 afiliados) y Andalucía (+12.881 ocupados). Los mayores retrocesos, por contra, se los anotaron Baleares (-80.387 cotizantes) y Castilla y León, con 5.489 afiliados menos que en octubre.

El casi estancamiento de la afiliación en noviembre, que ya había sido vaticinado por el ministro del ramo, José Luis Escrivá, contrasta con los aumentos de la ocupación que se registraron en noviembre de 2020 y 2021, en los que se ganaron 31.638 y 61.768 cotizantes, respectivamente, aunque se trata de dos ejercicios que estuvieron marcados por la pandemia.

En los noviembres de 2016 a 2019 sí que hubo pérdidas de afiliación, superiores a las registradas este año (en 2019, por ejemplo, se perdieron 53.114 ocupados). De hecho, la media de los noviembres de 2017 a 2019 arroja un retroceso de 37.000 afiliados.

En términos desestacionalizados, el número de cotizantes a la Seguridad Social encadenó en noviembre su decimonoveno incremento consecutivo tras sumar el sistema 78.695 ocupados (+0,39%), hasta un total de 20.319.146 personas, en línea también con lo adelantado por Escrivá a mediados de mes, cuando pronosticó un aumento de ocupados de unas 80.000 personas.

El Ministerio ha destacado que se han creado 480.044 empleos entre enero y noviembre en valores desestacionalizados. Desde agosto de 2021, mes en el que se superó el nivel de afiliación anterior a la pandemia, la ocupación se ha incrementado en cerca de 825.000 cotizantes.

El Departamento que dirige José Luis Escrivá ha hecho hincapié en que el comportamiento de la afiliación en noviembre ha mejorado el del periodo 2017-2019, años de «gran dinamismo» en el mercado laboral, en los que la variación mensual media de la afiliación desestacionalizada fue de 37.000 personas.

Al mismo tiempo, ha resaltado que los datos de los once primeros meses del año permiten anticipar un crecimiento de la ocupación para el conjunto de 2022 cercano al 4%, lo que supondría «el mayor ritmo de crecimiento de los últimos años», según el Ministerio.

En el último año la Seguridad Social ha ganado 531.273 afiliados en valores medios, con un crecimiento interanual de casi el 2,7%, frente a la tasa del 3,01% que se registró en octubre. De este modo, la tasa interanual de crecimiento de la afiliación bajó en noviembre del 3% tras cuatro meses consecutivos por encima de ese porcentaje.

IMPACTO DE LA REFORMA LABORAL

El Ministerio ha resaltado además que el proceso de creación de empleo está siendo compatible con una mejora de su calidad gracias al impacto positivo que está teniendo la reforma laboral tras once meses en vigor (ocho de vigencia plena).

Así, según el Departamento de José Luis Escrivá, en noviembre se aceleró el aumento de afiliados con contratos indefinidos, de forma que el número actual de trabajadores fijos es más de 2,3 millones superior al existente antes de la reforma laboral.

Entre los menores de 30 años, el Ministerio subraya que el porcentaje de afiliados con contrato fijo se situó al finalizar noviembre en el 76%, frente al promedio del 47% del periodo 2017-2021. En total, ya hay más de dos millones de menores de 30 años con contratos indefinidos.

Al mismo tiempo, los afiliados con contratos de menos de 30 días se han reducido en más de tres millones desde la reforma laboral y la duración media de los contratos que causaron baja de enero a noviembre ha aumentado en 49 días en comparación con el ejercicio 2019, antes de la pandemia.

LA AFILIACIÓN FEMENINA SUBE HASTA MÁXIMOS HISTÓRICOS

La bajada mensual de afiliados medios en noviembre se debió exclusivamente a los varones, que perdieron en el mes 4.919 cotizantes respecto a octubre (-0,04%), frente a un aumento de mujeres ocupadas de 4.762 cotizantes (+0,04%).

De este modo, al finalizar noviembre, la cifra de mujeres con empleo alcanzó las 9.536.203 afiliadas, nuevo máximo histórico, mientras que el número de varones ocupados se situó en 10.747.427 cotizantes.

La afiliación media de extranjeros, por su parte, retrocedió en 5.720 cotizantes en noviembre, un 0,2% respecto al mes anterior, hasta situarse en 2.456.786 ocupados.

LA HOSTELERÍA PIERDE MÁS DE 100.000 OCUPADOS EN EL PAÍS

Por regímenes, el General, el más numeroso del sistema, ganó 3.868 afiliados medios en noviembre (+0,02%), hasta un total de 16.890.903 ocupados, mientras que el Régimen de Autónomos (RETA) perdió 2.801 afiliados (-0,08%), lo que situó el total de cotizantes por cuenta propia en 3.329.349.

Dentro del Régimen General, la Educación volvió a protagonizar el mayor crecimiento de la ocupación al ganar 27.670 cotizantes respecto a octubre (+2,6%). Le siguió el comercio, que sumó 24.948 empleados (+1%); la Administración Pública, con 11.351 nuevos afiliados (+0,9%), y la construcción, que ganó 10.887 cotizantes (+1,1%).

Por contra, el fin de la campaña turística, que este año se ha alargado unas semanas más por el buen tiempo, llevaron a la hostelería a perder 101.752 afiliados (-7,2%) y a liderar los descensos de la ocupación en noviembre. Le siguió, aunque muy lejos, la agricultura, que perdió 1.754 ocupados (-2,2%).

Por su parte, el Sistema Especial Agrario ganó 6.674 empleos en el penúltimo mes del año (+1%) y el del Hogar registró 2.359 altas (+0,6%).

El Ministerio subraya que el crecimiento de la afiliación mantiene un «notable dinamismo» en sectores innovadores y de más valor añadido, como informática y comunicaciones, que cuenta con un 18,5% más de afiliados que antes de la pandemia, o actividades profesionales, científicas y técnicas, donde la ocupación ha aumentado un 10,4%.

«Las actividades que crecen más de un 10% respecto a los niveles anteriores a la pandemia son, mayoritariamente, actividades de alta productividad», apunta el Departamento de Escrivá, que cita, por ejemplo, el incremento en un 27% que han experimentado desde febrero de 2020 los afiliados en programación, consultoría y actividades informáticas, así como los inscritos en actividades de cine, vídeo y televisión (+17,7%) o los encuadrados en actividades de I+D (+17,6%).

Continuar leyendo



Más Leídas