Conecta con nosotros

Empleo | Comunidad de Madrid

El Gobierno central propone una cuota de autónomos de entre 90 y 1.220 euros mensuales en nueve años

  • En 2023, el primer año de aplicación de la reforma, la cuota oscilaría entre los 200 y los 400 euros

EUROPA PRESS.- La cuota de los trabajadores autónomos oscilará entre un mínimo de 90 euros y un máximo de 1.220 euros al mes con el nuevo sistema de cotización por ingresos reales una vez finalizado el periodo de 9 años de despliegue total de la reforma en la que el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones está trabajando, según se recoge en la última propuesta enviada por el Gobierno a los agentes sociales a la que ha tenido acceso Europa Press.

No obstante, durante el primer año del periodo transitorio de aplicación de esta reforma (2023), se establecerá una cotización intermedia por tramos cuyo número se irá incrementando progresivamente para quienes más ganan.

Así, los autónomos que tengan unos rendimientos de 3.000 euros o menos tendrán una cuota de 200 euros al mes en 2023, primer año de aplicación del nuevo sistema, que será de 215 euros para quienes tengan ingresos que oscilen entre 3.000 euros y 6.000 euros, de 230 euros para quienes tengan unos ingresos superiores a 6.000 euros, pero inferiores a 9.000 euros, y de 245 euros para los que tengan unos ingresos de entre 9.000 y 12.600 euros.

El resto de cuotas será de 260 euros (de 12.600 a 17.000 euros de ingresos anuales), de 275 euros (de 17.000 euros a 22.000 euros), de 290 euros (de 22.000 a 27.000 euros), de 305 euros (de 27.000 a 32.000 euros), de 320 euros (de 32.000 a 37.000 euros), de 340 euros (de 37.000 a 42.000 euros), de 360 euros (42.000 a 47.000 euros), 380 euros (47.000 a 48.841 euros) y de 400 euros si se tienen unos rendimientos superiores a 48.841 euros anuales.

Una vez que finalice el periodo de despliegue de la reforma de 9 años, a partir de 2031 las cuotas correspondientes a cada uno de los trece tramos (con ajustes vinculados a la inflación) serán de 90 euros al mes para quienes ganen menos de 3.000 euros, de 120 euros para quienes ingresen de 3.000 a 6.000 euros netos al año, de 185 euros para los autónomos con rendimientos de entre 6.000 y 9.000 euros y de 235 euros para quienes ganen entre 9.000 y 12.600 euros al año.

La cuota será de 275 euros si se gana entre 12.600 y 17.000 euros, de 305 euros si los ingresos son de entre 17.000 y 22.000 euros, de 425 euros para rendimientos que oscilen entre los 22.000 y los 27.000 euros y de 545 para quienes ganen entre 27.000 y 32.000 euros al año.

Por su parte, quienes tengan rendimientos de entre 32.000 y 37.000 euros pagarán 670 euros de cuota. El resto de cuotas será de 800 euros al mes (37.000 a 42.000 euros), de 935 euros (42.000 a 47.000 euros), de 1.075 euros (47.000 a 48.841 euros) y de 1.220 euros mensuales para quienes ingresen más de 48.841 euros al año.

SE PODRÁ MODIFICAR SEIS VECES EN UN AÑO LA BASE ELEGIDA

Los autónomos podrán elegir provisionalmente su base de cotización entre trece en función de sus previsiones de rendimientos con la posibilidad de modificar su elección seis veces a lo largo del año para ajustarla a sus rendimientos.

Si existen diferencias una vez hecha la regularización anual, el trabajador deberá proceder a su ingreso en caso de haber cotizado menos de lo que le correspondía y podrá solicitar la devolución si la cotización realizada fue superior.

Además, el documento al que ha tenido acceso Europa Press dice que los autónomos que tengan rendimientos fiscales declarados inferiores a la base mínima de cotización vigente cotizarán por los mismos. «Sin perjuicio de ello, a efectos de la acción protectora se reconocerá la base mínima correspondiente durante un periodo máximo de dos años», señala.

También destaca que los autónomos cuyos rendimientos fiscales derivados de la actividad por cuenta propia estén por encima de la actual base mínima de cotización del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) cotizarán por los mismos y que esta base mínima se equiparará progresivamente a la del Régimen General de la Seguridad Social.

Este sistema, que según anunció ayer el ministro, José Luis Escrivá, se recogerá en el primer paquete de reformas que el Ministerio prevé aprobar en breve, pero no se implantará hasta el 1 de enero de 2022 de forma gradual y no tendrá efectos económicos hasta 2023.

Escrivá remarcó ayer que el despliegue de esta medida será progresivo. De hecho, según el documento de la medida al que ha tenido acceso Europa Press, lo será hasta un máximo de nueve años, con revisiones periódicas cada tres años en las que el Gobierno, las organizaciones empresariales y sindicales, junto a las asociaciones de autónomos, podrán decidir si aceleran el calendario.

ATA Y UPTA RECHAZAN LA PROPUESTA

Tanto el presidente de la Federación Nacional de Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, como el de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), Eduardo Abad, han mostrado su malestar por no conocer esta propuesta de manera oficial.

En declaraciones a Europa Press, Amor ha negado que esto vaya a ser así porque «no está pactado». De hecho, Amor ha señalado que tanto CEOE como ATA «no están de acuerdo» con esta propuesta. «Yo lo desconozco como presidente de ATA, porque a los autónomos no se le ha remitido, pero lo conozco como vicepresidente de CEOE», ha explicado Amor.

El presidente de ATA ha señalado que este borrador se remitió con motivo de una reunión que había prevista para este lunes y que fue desconvocada dos horas después. «Mañana se reúne la comisión de Seguridad Social de CEOE y, en absoluto, está de acuerdo con este borrador que ha mandado el Gobierno», ha dicho, tras apuntar que «en ningún caso se ha dialogado, negociado o puesto encima de la mesa en la que están las asociaciones de autónomos estas tablas».

Por su parte, Abad ha criticado que «un tema tan importante para más de 3 millones de personas» no se haya tratado antes en las mesas de negociación abiertas.

Además, Abad cree que es «una barbaridad» que una persona que gane 3.000 euros netos al año tenga que pagar 200 euros al mes de cotización durante el primer año. «No vamos a permitir que una persona que está entre 3.000 y 6.000 euros tenga que pagar 2.580 euros al año en cuotas la Seguridad Social. Es una barbaridad», ha apuntado.

También considera que «de ninguna de las maneras» puede hacerse una progresión de aplicación en un periodo de nueve años, porque «es excesivamente largo y no es lo tratado ni acordado con las organizaciones».

«Como muchísimo, tiene que haber un periodo de adaptación de tres años y en el primer año de vigencia del sistema, no pueden estar haciendo un esfuerzo contributivo muy alto quienes ganan 3.000 euros netos al año», ha añadido, tras pedir que en los tres primeros tramos (menos de 3.000 euros, entre 3.000 y 6.000 euros y entre 6.000 y 9.000 euros) entren directamente en vigor en el primer año de aplicación las cuotas que se recogen una vez finalice el periodo (entre 90 y 185 euros, respectivamente, para esos tramos).

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
- Publicidad -

Empleo | Comunidad de Madrid

La Comunidad firma un convenio con la Cámara de Comercio para desarrollar programas de formación para empleados públicos

EUROPA PRESS – La Comunidad de Madrid ha suscrito un convenio con la Cámara Oficial de Comercio, Industria y Servicios de Madrid, por el que se establece el marco de colaboración para desarrollar el programa de formación permanente para el personal del Sistema Nacional de Empleo en el ámbito de la Comunidad de Madrid (2021-2023).

Según ha publicado el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM), esta inversión proviene del plan de recuperación, transformación y resiliencia, financiado por la Unión Europea a través de los fondos Next Generation EU.

El objeto de este convenio es establecer el régimen de colaboración entre la Consejería de Economía, Hacienda y Empleo y la Cámara para llevar a cabo conjuntamente el desarrollo del ‘Plan de Formación Permanente para el personal del Sistema Nacional de Empleo en el ámbito de la Comunidad de Madrid (2021-2023)’, coordinado desde la Dirección General del Servicio Público de Empleo.

Los destinatarios del Plan de Formación serán empleados públicos de la Comunidad de Madrid que desempeñan funciones de gestión, prospección y especialmente de orientación dentro del marco del Sistema Nacional de Empleo, pudiendo pertenecer a otros ámbitos de las políticas de empleo, como técnicos de empleo, técnicos de formación, gestores presupuestarios, evaluadores, analistas de la información, entre otros, así como del ámbito de las prestaciones por desempleo.

Bajo ciertos requisitos y, siempre y cuando la Dirección General de Empleo Público lo apruebe previamente, podría admitirse personal de otras administraciones públicas.

El Plan de formación pretende hacer del capital humano uno de sus principales motores para garantizar que los servicios públicos de empleo proporcionen un apoyo más eficaz a las personas y a las empresas en un mercado de trabajo dinámico, resiliente e inclusivo.

MECANISMOS DE ORIENTACIÓN Y EVALUACIÓN

Asimismo, el Plan de Formación ha de contribuir positivamente al aumento de la eficacia y eficiencia de los servicios públicos de empleo, mediante el desarrollo de competencias para el fortalecimiento de los de mecanismos de prospección y orientación, así como de evaluación de resultados en los programas y servicios prestados.

La modernización de los servicios públicos de empleo, destacando el impulso de los procesos de digitalización, con la formación del personal en competencias digitales, en consonancia con la Agenda Digital del Gobierno de España (España Digital 2025), así como en la simplificación de los procedimientos.

También, el desarrollo de los principios de gobernanza y cohesión en el Sistema Nacional de Empleo, favoreciendo una mayor cooperación entre administraciones, la identificación de buenas prácticas en los SPE y el aprendizaje mutuo.

Las actividades que asume la Cámara consisten en la preparación y diseño del Plan de Formación; el establecimiento, difusión de las ofertas formativas y acceso a la formación, así como la ejecución, seguimiento, evaluación de la calidad de la formación y la colaboración para las posteriores auditorías y verificaciones tanto contables como de fondos europeos.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Continuar leyendo

Empleo | Comunidad de Madrid

Los jóvenes madrileños firmaron más de 277.000 contratos el primer semestre, un 39% más que en 2021, según Randstad

EUROPA PRESS – Los menores de 25 años en la Comunidad de Madrid firmaron 277.342 contratos durante el primer semestre del año, un 39% más el mismo periodo del año anterior, cuando se rubricaron 199.581, según Randstad.

Este incremento es 14,8% superior a la media nacional, situada en el 24,2%. El volumen de contratación registrado en la capital supone el 14,1% del total del país.

En el conjunto nacional firmaron 1.969.656 contratos durante el primer semestre frente a los 1.585.301 del año anterior, lo que supone una diferencia de 384.356 firmas. Este segmento de edad es el que ha experimentado un mayor incremento en la contratación durante el pasado año, ya que, a distancia, se encuentra el de mayores de 45 años, con un crecimiento del 11,4%, y de los trabajadores situados entre 25 a 45, con un 6,4%.

Las mujeres menores de 25 años son las que han visto crecer en mayor medida su contratación, ya que aumentaron las firmas en un 29,6% con respecto a los primeros seis meses de 2021, con un total de 897.805 contratos. Por su parte, los hombres firmaron 1.071.851, un 20,1% más.

En lo que se refiere al tipo de contrato firmado por los menores de 25 años, Randstad detecta un considerable de la contratación indefinida, hasta el punto de multiplicarse por cinco, un incremento del 446,2% pasando de las 118.012 firmas del primer semestre de 2021 a las 644.562 actuales.

Se incrementa además su peso con respecto del total, ya que supone el 32,7% del total de contratos, mientras que el año pasado era representaba el 7,4%. Esto significa que uno de cada tres contratos que firman los jóvenes menores de 25 años, es indefinido.

Por su parte, la contratación temporal, se redujo en un 9,7%, hasta los 1,3 millones de firmas, frente al cerca de 1,5 millones de 2021, lo que ha provocado que el peso se redujese del 92,2% del año pasado al 67,3% actual.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Continuar leyendo



Más Leídas