Conecta con nosotros

COVID19 | Comunidad de Madrid

La pandemia ha provocado que ocho de cada diez farmacéuticos sufran estrés

EUROPA PRESS – La pandemia ha provocado que ocho de cada diez farmacéuticos sufran estrés, según ha informado el experto en patologías de estrés, Víctor Vidal Lacosta, en la ponencia de la última jornada de Infarma Virtual 2021 versada en ‘Estrés e inmunidad’.

Vidal ha comenzado agradeciendo a la vocal de Alimentación y Nutrición del COFM y moderadora de esta ponencia, Carmen Lozano Estevan, la labor realizada por los profesionales de la farmacia durante estos duros meses. «Son un ejemplo de profesionalidad y se han comportado como unos guerreros. El problema es que no han tenido ayuda y han debido enfrentarse solos a esta situación, por lo que en estos momentos 8 de cada 10 farmacéuticos sufren estrés», ha detallado.

El estrés es una reacción fisiológica que tiene el cuerpo frente a un desafío o demanda, nos prepara física y psicológicamente para enfrentarnos a un peligro o huir de él. Así, el estrés denominado positivo o eustrés, nos ayuda a cumplir ciertos objetivos del día a día. El problema aparece cuando el estrés se prolonga durante un tiempo más extenso y adopta la forma del estrés crónico, dejando de ser adaptativo (distrés).

Al respecto, Vidal Lacosta apunta al distrés o estrés crónico como una de las perores consecuencias de la pandemia. «La sensación de tensión o amenaza provocada por la impredecibilidad y la sensación de descontrol ha generado en la sociedad el sentimiento de fatiga pandémica», ha añadido.

Asimismo, Vidal Lacosta ha asegurado que el distrés pone en peligro al ser humano y causa el 70 por ciento de las enfermedades, cuando no las agrava. Por ello, el experto resalta la relación entre problemas psicológicos y el Síndrome de Karoshi, que representa la principal causa de muerte en Japón, o los datos que convierten al suicidio en la causa de muerte superior a los accidentes de tráfico.

De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que la depresión puede ser la segunda causa por discapacidad en el mundo en 2022. Durante el encuentro profesional se ha abordado el concepto de estrés haciendo una diferencia entre los factores conocidos como estresores, que pueden ser absolutos, cuando son provocados por consecuencias devastadoras como la pandemia, o relativos.

«Cuando el estrés se prolonga en el tiempo, el sistema autoinmune se debilita poco a poco, bajando las defensas y facilitando la entrada de patógenos debido al aumento de cortisol, una hormona que tiene un efecto en prácticamente todos los órganos y tejidos del cuerpo, por lo que un nivel elevado puede tener efectos devastadores sobre el cuerpo, especialmente sobre el sistema inmune», ha enfatizado el experto.

La relación entre el sistema nervioso y el sistema inmune explica la importancia que tiene la salud mental en la aparición de enfermedades. La bajada de inmunidad provoca un incremento de trastornos inmunológicos y mayor vulnerabilidad a infecciones, que se reflejan en el aumento de casos del virus del herpes simple.

De hecho, está constatada la relación entre personas con alto nivel de estrés y una mayor prevalencia de dermatitis atópica, asma, artritis reumatoide e, incluso, cáncer. «Y mucha atención a la respuesta y eficacia de las vacunas en cuadros de estrés crónicos», ha añadido Vidal Lacosta.

Durante su intervención, el experto ha recomendado poner la lupa en la relación entre estrés y cáncer, ya que el sistema inmune alterado no responde al correcto funcionamiento de las células NK. En este sentido, ha apuntado a los cánceres de mama y pulmón como los que tienen un mayor factor de riesgo, ya que el estrés promueve la metástasis del tumor de mama y reduce la eficacia de la quimioterapia.

Por otro lado, Vidal Lacosta ha apuntado otra repercusión negativa relacionada con el estrés crónico. «Varios estudios corroboran que la depresión y la ansiedad están implicados en los genes y pueden cambiar el funcionamiento del genoma e, incluso, transmitirse de generación en generación. Entre esos aspectos a los que puede afectar el estrés mediante el genoma se encuentra la longevidad y el riesgo de enfermedades cardiovasculares», ha enfatizado.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
- Publicidad -

COVID19 | Comunidad de Madrid

La séptima ola de Covid-19 sigue en descenso y hay un 17,6% menos de ingresos en planta, aunque la UCI crece un 2%

séptima ola de Covid-19

  • Colmenar Viejo y Barajas continúan a la cabeza en incidencia acumulada en la región y en el ranking de los distritos de Madrid

EUROPA PRESS – La séptima ola de Covid-19 que arrancó el pasado 14 de marzo ha confirmado una semana más que está en fase de descenso, con una bajada del 36% en los nuevos casos de SARs-CoV-2 detectados en los últimos siete días y una reducción del 17,6% en los ingresos en planta, aunque la UCI ha crecido un 2%.

En concreto, en la última semana, entre el 25 y el 31 de julio, se contabilizaron un total de 3.125 nuevos casos entre este colectivo, con una caída del 36% en la población mayor de 60 años, según figura en el informe semanal sobre la situación epidemiológica de la Consejería de Sanidad.

A nivel asistencial, en la última semana han precisado ingreso hospitalario un total de 913 personas y 61 en cuidados intensivos, permaneciendo ingresados al final de la misma 1.253 afectados en planta y 76 en UCI.

Esto supone un descenso del 17,6% de los ingresados en planta y un incremento del 2% de los ingresados en cuidados intensivos respecto de los casos que permanecían ingresados al final de la semana anterior.

INCIDENCIA POR ENCIMA DE 1.000

La incidencia acumulada a 14 días en este grupo poblacional se sitúa en 498,2 casos por cada 100.000 habitantes. Del total, el 75,7% de los casos tenían algún factor de riesgo para Covid-19.

Dentro de este grupo poblacional, los mayores de 90 años se sitúan a la cabeza con una incidencia acumulada a 14 días de 1.145,4 casos, seguidos de las personas con entre 80 y 89 años, con una incidencia de 692,9.

Mientras, la incidencia acumulada a siete días, la que marca el comportamiento a corto plazo, se sitúa en 194,3 casos por cada 100.000 habitantes en mayores de 60 años.

COLMENAR VIEJO Y BARAJAS, A LA CABEZA

En cuanto a la distribución geográfica de los casos, Colmenar Viejo continúa una semana más a la cabeza de los grandes municipios madrileños, con 767,1 casos por cada 100.000 habitantes. Le siguen San Sebastián de los Reyes, con 632,2, Coslada, con 579,1, y Alcalá de Henares, con 595,1.

A la cola se encuentran Torrejón de Ardoz (353,7), Collado Villalba (402,2), Alcorcón (402,3) y Las Rozas de Madrid (410,9).

Por su parte, la ciudad de Madrid registra una incidencia acumulada a 14 días de 444,7 casos por cada 100.000 habitantes, tras contabilizar 3.831 nuevos casos en la última semana entre las personas mayores de 60 años.

A la cabeza de los 21 distritos en este indicador están Barajas, con 579,3 casos, Moratalaz, con 560,1, Hortaleza, con 542,5, y Villaverde, con 514 casos. Por contra, a la cola están Retiro (314,5), Salamanca (334,9), Tetuán (356,5), Villa de Vallecas (368,5) y Fuencarral-El Pardo (376,7).

VACUNACIÓN Y SUBLINAJES DE ÓMICRON

En cuanto a la vacunación, hasta el 31 de julio habían recibido la pauta completa el 95,2% de los madrileños adultos (5.273.663), mientras que el 96,5% había recibido al menos una dosis (5.344.899). Además, el 63,7% contaba con una dosis de recuerdo (3.525.636).

Respecto a la vacunación infantil para niños entre 5 y 11 años, un total de 202.203 contaba con la pauta completa (41,2%) y 269.107 había recibido al menos una dosis (54,8%).

En la última semana, la variante predominante en la región sigue siendo ómicron con el 100%, identificándose en el 96,8% de las muestras a los sublinajes BA.4 y BA.5.

14 BROTES CON 139 CONTAGIOS

En el periodo analizado se han registrado un total de 14 brotes en residencias de ancianos y centros sanitarios asistenciales y sociosanitarios que dejaron un balance total de 139 contagiados.

La mayoría de ellos, 12, se han contabilizado en residencias de ancianos, con 129 afectados. Además, se han registrado dos en centros sanitarios asistenciales, con 10 infectados.

Se considera brote de Covid-19 cualquier agrupación de tres o más casos con infección activa en los que se ha establecido un vínculo epidemiológico.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Continuar leyendo

COVID19 | Comunidad de Madrid

La fatiga es el síntoma persistente de Covid-19 más común en diferentes variantes del virus

fatiga síntoma Covid-19

EUROPA PRESS – La fatiga es el síntoma persistente de Covid-19 más común en diferentes variantes del virus, según han comprobado un grupo de investigación liderado por la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) y en el que participa la Universidad Complutense de Madrid (UCM).

Los expertos, cuyo trabajo ha sido publicado en la revista ‘Pathogens’, han comparado los síntomas al inicio y seis meses después de tres grupos de pacientes infectados con diferentes variantes (Wuhan, alfa y delta) del SARS-CoV-2 que requirieron hospitalización.

«Al mantenerse constante a través de las variantes, puede ser uno de los criterios clínicos clave para la definición de esta enfermedad. No obstante, la gran cantidad de síntomas asociados con el SARS-CoV-2 complica establecer un único criterio diagnóstico», ha dicho el catedrático del Departamento de Fisioterapia, Terapia Ocupacional, Rehabilitación y Medicina Física de la URJC, César Fernández de las Peñas.

Según el estudio, los pacientes infectados con la variante de Wuhan tuvieron de media más síntomas en la fase aguda de la enfermedad que el resto de variantes, siendo fiebre, disnea (dificultad para respirar) y síntomas gastrointestinales los más comunes, mientras que con la variante delta había más cefalea y anosmia (pérdida de olfato).

A juicio del doctor, la presencia de anosmia en la variante delta determina que no se debería hablar de una gripalización del SARS-CoV-2. «Estas diferencias se han ido observando en la clínica a lo largo de las diferentes olas, pero hemos sido los primeros en compararlos de forma sistemática en un estudio científico», ha destacado.

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores revisaron los datos de los 200 pacientes durante su hospitalización. A los 6 meses del cuadro agudo, se realizaron entrevistas telefónicas para conocer la situación y sintomatología de esas personas tras la hospitalización. La fatiga tuvo una persistencia similar en los tres grupos de pacientes, aunque existieron múltiples síntomas con todas las variantes del virus.

Aquellos infectados con la variante de Wuhan, tenían un mayor número de síntomas persistentes (3 frente a 2 del resto de variantes) y la disnea fue el más frecuente. Los pacientes con delta reportaron más alopecia. «Parece que la incidencia de COVID persistente puede ser menor conforme pasa el tiempo y ante la presencia de nuevas variantes como ómicron, probablemente condicionado por la vacunación, pero sigue siendo un problema grave dado el gran número de contagios que ocurren», ha argumentado el investigador del Departamento de Medicina de la UCM y coautor del trabajo, Juan Torres Macho.

Además de la URJC y la UCM, en la investigación han participado el Hospital Clínico San Carlos, la Universitat de València, el Hospital Universitario Infanta Leonor-Virgen de la Torre y la Universidad de Aalborg (Dinamarca).

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Continuar leyendo



Más Leídas